Optimizando la salud inmune

El sistema inmune es responsable de proteger el cuerpo contra infecciones y enfermedades. Un sistema inmunitario saludable se asocia con una mayor resistencia a las enfermedades y una menor tendencia a infecciones como los resfriados y la gripe. Por el contrario, un sistema inmunitario debilitado da como resultado una mayor susceptibilidad a la enfermedad. A […]

Por Lamberts Española.

El sistema inmune es responsable de proteger el cuerpo contra infecciones y enfermedades. Un sistema inmunitario saludable se asocia con una mayor resistencia a las enfermedades y una menor tendencia a infecciones como los resfriados y la gripe. Por el contrario, un sistema inmunitario debilitado da como resultado una mayor susceptibilidad a la enfermedad.

A diferencia de otros sistemas corporales, el sistema inmunitario no es un grupo de estructuras físicas, sino una conexión de diferentes órganos, células y productos químicos, incluidos el timo, el bazo, las amígdalas, los glóbulos blancos, los anticuerpos y el interferón. Estos componentes trabajan en conjunto para mantener el sistema inmunológico del cuerpo.

La inmunidad se puede dividir en dos tipos: innata y adaptativa. La inmunidad innata es la inmunidad presente al nacer y actúa como la primera barrera contra los microorganismos. La piel, las secreciones mucosas y el ácido del estómago forman parte del sistema inmune innato y están involucrados en la prevención de patógenos indeseables que se adhieren al cuerpo.

La inmunidad adaptativa es la segunda defensa contra la infección. Este tipo de inmunidad surge después de la inmunización o después de una infección, lo que hace que el sistema inmunitario pueda recordar e identificar los patógenos que ha encontrado para evitar que causen infección en el futuro. Tal inmunidad explica por qué la varicela, una enfermedad infantil común, no tiende a afectar a la mayoría de los adultos. Las infecciones frecuentes son un signo de inmunidad deprimida. Un sistema inmunitario debilitado aumenta la susceptibilidad del cuerpo a las infecciones, y la enfermedad agota aún más el sistema inmunitario, lo que puede provocar un círculo vicioso de infecciones repetidas. Por lo tanto, apoyar el sistema inmunitario es vital para la buena salud y se puede lograr mediante la adopción de una dieta saludable, que preferiblemente consista principalmente en alimentos integrales; haciendo ejercicio regularmente; y descansar bien por la noche. Idealmente, estas medidas deben ir acompañadas de suplementos de nutrientes y hierbas para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Hallazgos recientes La equinácea es posiblemente una de las hierbas más populares utilizadas para el tratamiento de infecciones menores. Recientemente, los investigadores se propusieron evaluar la efectividad de la hierba para el tratamiento del resfriado común mediante la realización de un metanálisis que incluyó la revisión de 14 estudios sobre la hierba. Los resultados mostraron que la equinácea redujo la posibilidad de desarrollar un resfriado en un 58% y la duración en 1,4 días. Equinácea La equinácea es conocida por su potencial de estimulación inmunológica, lo que la convierte en la primera opción para muchos profesionales que apoyan la salud inmunológica. Un estudio reciente confirmó que la equinácea es útil tanto para la prevención como para la limitación de los síntomas del resfriado. El sello de oro, otra hierba estimulante del sistema inmune, a veces se toma con equinácea para complementar su actividad. Para una suplementación efectiva, se debe usar un extracto estandarizado de equinácea, que garantice un nivel de al menos 4% de compuestos fenólicos, uno de los componentes activos de la hierba. La equinácea se toma mejor durante 2 a 3 semanas. Sello de oro Tradicionalmente, el sello de oro, un pariente del botón de oro, se ha utilizado para fortalecer las membranas mucosas. Sin embargo, ahora se reconoce que la hierba es un potente refuerzo inmunológico completo, con el potencial de atacar virus y bacterias directamente. Los estudios sobre el sello de oro han identificado los alcaloides como uno de los componentes activos de la hierba. Los expertos recomiendan tomar un extracto de sello de oro estandarizado para contener entre 8 y 10% de alcaloides. Complejo multivitamínico y mineral La deficiencia de nutrientes es una de las principales causas de inmunidad debilitada. Se cree que la falta de vitaminas A, C, las vitaminas del complejo B, el zinc y el selenio agotan la salud inmune, ya que son fundamentales para la función inmune adecuada. Las encuestas nutricionales de la población del Reino Unido han demostrado repetidamente que la ingesta general de estos nutrientes no alcanza los niveles óptimos. Tomar un complejo multivitamínico y mineral de amplio espectro es una forma simple pero efectiva de aumentar la ingesta de nutrientes para apoyar el sistema inmunológico. Vitamina C Se ha demostrado que la vitamina C tiene muchos efectos de estimulación inmunológica, como mejorar la respuesta de los glóbulos blancos, aumentar el interferón (un factor químico que combate las infecciones) y fortalecer la integridad de los revestimientos de las membranas mucosas. Estos efectos pueden ser la base de los datos clínicos que muestran que la vitamina C minimiza los síntomas de las infecciones. Durante la enfermedad, el requerimiento del cuerpo de vitamina C aumenta bruscamente para satisfacer las demandas de combatir una infección. Sin embargo, el cuerpo solo puede usar pequeñas cantidades de vitamina C a la vez, por lo que es preferible tomar una vitamina C de liberación prolongada, ya que se libera gradualmente durante varias horas, lo que optimiza el uso del cuerpo. Ginseng Los herbolarios médicos han empleado durante mucho tiempo el ginseng coreano y siberiano para apoyar la salud del sistema inmunitario. Parece que ambos tipos de ginseng son capaces de estimular células inmunes especializadas llamadas células T asesinas que combaten virus y bacterias dañinos. El ginseng generalmente se sugiere en la fase de recuperación de la enfermedad cuando el sistema inmunitario es vulnerable y necesita apoyo adicional. El ginseng siberiano es ideal para aquellos que han experimentado una larga enfermedad y se usa mejor durante 3 meses seguido de un descanso de 1 mes. Por el contrario, se recomienda el ginseng coreano después de un breve período de mala salud y generalmente se usa durante 3 semanas, seguido de un intervalo de 1 semana. Ambos ginsengs pueden rotarse con otras hierbas inmunoestimulantes como la equinácea y el sello de oro. Hierba de San Juan Los posibles efectos antivirales de la hierba de San Juan quizás no sean tan conocidos como sus otras propiedades; sin embargo, esta hierba a menudo se usa en la práctica como un complemento de otros productos botánicos que estimulan el sistema inmune. Las personas que toman medicamentos deben consultar a su médico antes de tomar la hierba de San Juan, ya que se sabe que la hierba interactúa con ciertos medicamentos. Aceites de pescado Los aceites de pescado son una buena fuente de ácidos grasos omega-3, que se consideran importantes para todos los aspectos de la salud, incluida la inmunidad. Se cree que el pescado azul, como las sardinas y la caballa, es una de las mejores fuentes de omega-3, pero desafortunadamente la mayoría de las personas no consumen suficiente cantidad de este alimento para cumplir con sus requerimientos diarios de omega-3. En consecuencia, la suplementación con aceites de pescado puede ser útil para superar la ingesta inadecuada de ácidos grasos omega-3 en la dieta.
X