Bocados de nutrición

Nutrición de yodo e inicio de suplementación asociado con la función tiroidea en mujeres embarazadas y posparto con deficiencia de yodo de leve a moderada.

Estudio. Julio 2021. Resumen.

Los efectos adversos de la deficiencia grave de yodo durante el embarazo están bien documentados, pero los efectos de la deficiencia leve a moderada no están bien establecidos. En este estudio de cohorte, se inscribieron 137 mujeres embarazadas y se les dio seguimiento en las semanas gestacionales 18 y 36, y 3 y 6 meses después del parto.

Pruebas de función tiroidea [hormona estimulante de la tiroides (TSH), triyodotironina libre (fT3) y tiroxina libre (fT4)], concentración urinaria de yodo y creatinina (UIC: Cr) y la ingesta de yodo (incluido el uso de suplementos de yodo) se midieron en cada punto de tiempo.

En comparación con el no uso de suplemento, aquellas que iniciaron un suplemento que contenía yodo antes del embarazo y continuaron durante el embarazo tuvieron una TSH más baja (media estimada) (1,35 en comparación con 1,68 mUI / L, P = 0,021) y una fT3 más alta (4,48 en comparación con 4,28 pmol / L, P = 0.035) y fT4 (15.2 en comparación con 14.4 pmol / L, P = 0.024) concentraciones.

La menor disponibilidad de yodo durante el embarazo y el posparto se asoció con menor TSH y concentraciones más altas de fT3 y fT4. El uso de un suplemento que contiene yodo antes del embarazo y que continuó durante el mimo se asoció con una TSH más baja y concentraciones más altas de fT3 y fT4, lo que puede sugerir una mejor función tiroidea. Estos hallazgos apoyan la idea de que la optimización de la ingesta de yodo debería comenzar antes del embarazo.

Fuente: The Journal of Nutrition