Bocados de nutrición
p>La curcumina, el pigmento natural que proporciona a la especia cúrcuma su color amarillento, podría ser beneficiosa para los diabéticos, según sugiere un nuevo estudio realizado por investigadores de la Sunchon National University y de la Kyungpook National University (Corea) y de la Universidad de Columbia (USA).

En el estudio se utilizaron ratones diabéticos y ratones controles no diabéticos a los que se les suministró o no curcumina en su dieta (0,02 %) durante 6 semanas. Se observó que los ratones diabéticos que consumieron curcumina presentaron unos niveles de glucosa sanguínea inferiores a los del grupo control. Los animales también perdieron menos peso.

También se vio que la actividad de la enzima glucoquinasa en el hígado fue superior en los ratones diabéticos que consumieron curcumina que en los diabéticos que no la consumieron. Esta enzima juega un papel clave en la conversión de glucosa en glicógeno (la principal reserva corporal de carbohidratos). Esto podría disminuir el incremento de glucosa en sangre tras las comidas. La especia también se relacionó con unos niveles significativamente menores de ácidos grasos libres, colesterol y triglicéridos en los animales diabéticos.

Cabe destacar que no se observaron efectos sobre la glucosa sanguínea, la insulina plasmática y las actividades enzimáticas reguladoras de la glucosa en los animales no diabéticos. Si los resultados del nuevo estudio pudieran extenderse a los humanos, se podría considerar la utilización de la curcumina para el control y la prevención de la diabetes de tipo II. Referencia: Molecular Nutrition & Food Research. Abril 2008