Bocados de nutrición

Elizabeth J Johnson. 01/11/2012. Resumen.

Los estudios epidemiológicos sugieren que la luteína y la zeaxantina en la dieta pueden ser beneficiosas en el mantenimiento de la salud cognitiva. Entre los carotenoides, luteína y la zeaxantina son los únicos dos que cruzan la barrera sangre/retina para formar el pigmento macular en el ojo (MP).Ellos también se acumulan preferentemente en el cerebro humano.

Un examen de la relación entre la cognición y las concentraciones de luteína y zeaxantina en el tejido cerebral de personas mayores fallecidas, encontró que las concentraciones de zeaxantina en el tejido cerebral se relacionaron significativamente antes de morir, con medidas de la función cognitiva global, la retención de la memoria, fluidez verbal, y gravedad de la demencia después del ajuste por edad, sexo, educación, hipertensión y diabetes.

El análisis encontró que las concentraciones de luteína en el cerebro fueron significativamente más bajas en las personas con deterioro cognitivo leve que en aquellas con función cognitiva normal.

Por último, en un ensayo doble ciego, controlado con placebo en mujeres mayores, que involucró la administración de suplementos de sólo luteína, o en combinación con DHA, mejoraron significativamente las puntuaciones de fluidez verbal en el tratamiento del grupo combinado de DHA/Luteína. Y las puntuaciones de memoria y de tasa de aprendizaje también mejoraron significativamente en el grupo del tratamiento combinado, que mostró una tendencia hacia un aprendizaje más eficiente.

Fuente: American Journal of Clinical Nutrition