Los problemas más comunes de los pies

La persona promedio camina alrededor de 100,000 millas durante su vida, eso es el equivalente a caminar cinco veces alrededor de la tierra, lo cual es duro para los pies (i). De hecho, el pie humano, con sus 26 huesos y 33 articulaciones, es una de las estructuras más complejas y trabajadoras del cuerpo. Sin […]

La persona promedio camina alrededor de 100,000 millas durante su vida, eso es el equivalente a caminar cinco veces alrededor de la tierra, lo cual es duro para los pies (i). De hecho, el pie humano, con sus 26 huesos y 33 articulaciones, es una de las estructuras más complejas y trabajadoras del cuerpo.

Sin embargo, un informe del College of Podiatry sugiere que 6 de cada 10 personas experimentan problemas en los pies, y solo un % muy bajo de la población les brinda a sus pies el cuidado y la atención que necesitan (ii). Piel dura, ampollas, pie de atleta, uñas encarnadas, callos y callosidades son solo algunos de los problemas que nos afectan a muchos.

Algunos expertos creen que la elección del calzado es una de las principales causas de problemas en los pies, y muchos eligen la moda antes que la comodidad (iii). Los zapatos que no quedan bien pueden provocar una serie de dolencias en los pies: ampollas, piel dura, callos, callosidades y juanetes. Los tacones altos también pueden causar problemas posturales, ya que aumentan la presión sobre las articulaciones del pie, del tobillo y de la rodilla.

Para encontrar zapatos que le queden bien, intente lo siguiente:

  • Compre zapatos en la tarde, cuando los pies están más grandes porque se inflaman durante el día.
  • Pruébate ambos zapatos y camine por la tienda para comprobar si pellizcan o rozan.
  • Asegúrese de que haya 1 cm entre el dedo más largo y el final del zapato.
  • Compre estilos de zapatos que se adapten a la forma de su pie. Si el dedo gordo es el más largo, elija un estilo cónico; si el segundo o tercer dedo del pie es más largo que el dedo gordo, opte por zapatos redondeados; y si todos tus dedos tienen la misma longitud, opte por diseños cuadrados.
  • Elija zapatos con tacones de no más de 3 cm para el uso diario.

Infecciones comunes

masaje en piernaEs importante revisar los pies regularmente para detectar signos de infecciones como pie de atleta, verrugas e infecciones por hongos en las uñas.

El pie de atleta es causado por una infección por hongos y afecta principalmente la piel entre los dedos, haciéndola enrojecida, escamosa y con picor. La infección se puede corregir fácilmente con tratamientos antimicóticos de venta libre y remedios naturales.

Las verrugas son un tipo de bultos que se desarrollan en las plantas de los pies. Y aunque pueden ser inofensivas, causan dolor si estan en lugares donde se soportan peso, como los talones o las puntas de los pies.

Las infecciones por el pie de atleta y la verruga pueden contraerse en lugares públicos como los vestuarios de piscinas y las duchas. Entonces, si planea ir a alguna piscina pública, protéjase los pies usando sandalias de piscina cuando esté en los vestuarios y caminando hacia la piscina.

Las infecciones por hongos en las uñas son los problemas más comunes que pueden afectar el aspecto de las uñas de las manos o de los pies, haciéndolas gruesas, decoloradas o quebradizas. También pueden recuperarse con tratamientos antimicóticos de venta libre. Pregúntele a su farmacéutico acerca de productos como cremas, aerosoles y polvos para el pie de atleta, tratamientos para verrugas y productos para tratar las infecciones por hongos en las uñas. Pero si tiene una infección más grave, es posible que necesite tratamientos más fuertes recetados por el médico.

Juanetes, callos, callosidades y piel dura.

Juanetes

Un juanete es una deformidad de la articulación en la base del dedo gordo del pie que a menudo es causada (o empeorada) por artritis o zapatos que no quedan bien (esto puede explicar por qué son más comunes en mujeres que en hombres). Sin embargo, los juanetes pueden ser hereditarios y también afectar a personas con articulaciones inusualmente flexibles, lo que puede explicar por qué a veces se encuentra en niños (v). Las condiciones de salud como la artritis reumatoide y la gota también pueden provocar juanetes.

Si tiene un juanete, o hallux valgus, el dedo gordo del pie apunta hacia el segundo dedo, lo que puede hacer que el hueso del pie que está unido al dedo gordo sobresalga, provocando un bulto cerca del dedo gordo en el lado del dedo gordo del pie. Esto puede causar dolor e inflamación en esa articulación, y la piel que cubre el juanete puede estar dolorida y enrojecida. Tener un gran bulto en el costado del pie dificulta la búsqueda de zapatos que queden bien.

Cómo tratarlos:  Hay muchos productos que puede comprar sin receta médica que pueden ayudar a aliviar los juanetes. Estos tratamientos no quirúrgicos incluyen analgésicos, aparatos ortopédicos (plantillas especialmente diseñadas) y almohadillas para juanetes. Las compresas de hielo también pueden ser útiles si la articulación del dedo del pie está particularmente inflamada y dolorosa.

Pero aunque estos tratamientos pueden ayudar a que sus pies se sientan más cómodos, no pueden eliminar los juanetes ni hacer que se vean mejor. La única forma de corregir o evitar que un juanete empeore es mediante una cirugía. Sin embargo, para calificar para la cirugía, su juanete debe estar causando una cantidad significativa de dolor y debe estar afectando severamente su calidad de vida. Pídale a su médico más información sobre la cirugía de juanete.

Callos y callosidades

Ambos son causados por la presión o la fricción, a menudo por el uso de calzado incomodo, o por estar de pie durante largos períodos de tiempo. Los callos son áreas redondas de piel engrosada, que generalmente se encuentran en la parte superior o en los lados de los dedos de los pies; mientras que las callosidades son áreas de piel dura y áspera que pueden ser de color amarillento y tienden a ser mucho más grandes que los callos, aunque generalmente se encuentran en las plantas de los pies. Ambos pueden causar molestias al caminar o estar de pie.

Cómo tratarlos: Puede tratarlos utilizando una piedra pómez o una lima para pies, con el objetivo de eliminar suavemente la piel dura. Siempre que se bañe o duche, humedezca sus pies con regularidad para mantener la piel hidratada (las cremas adecuadas para piel dura están ampliamente disponibles). Lo más importante es que nunca intente cortarse un callo o una callosidad usted mismo, ya que podría empeorar el problema. Los callos y las callosidades se pueden eliminar de esta manera, pero solo por un podólogo.

Piel dura

Partes del pie, especialmente los talones, pueden ser particularmente susceptibles a endurecerse, secarse e incluso agrietarse, constituyendo un problema particular durante los meses de verano, cuando el uso de sandalias y otros zapatos, con la parte trasera abierta, provoca fricción alrededor del borde de los talones. Y si la piel comienza a agrietarse, puede ser bastante doloroso.

Cómo tratarlos: La prevención es el mejor curso de acción cuando se trata de piel dura. Por lo tanto, humedezca sus pies con regularidad y use una piedra pómez o una lima para pies en el baño o la ducha. Hay bálsamos especiales para el talón que contienen ingredientes hidratantes eficaces, y deben usarse dos o tres veces al día hasta que la piel vuelva a la normalidad.

Si el problema empeora, es posible que deba consultar a un podólogo para que le corte la piel dura o que le recete tratamientos humectantes más fuertes. Algunos casos graves también pueden requerir que la piel agrietada se sujete con un vendaje u otro apósito para permitir que los pies sanen.

Ampollas, olor de pies, uñas encarnadas y arcos caídos

Según una encuesta, las ampollas son el problema de pie más común que sufren las mujeres, seguido de talones agrietados, verrugas, callos, uñas encarnadas, pie de atleta, juanetes, problemas en las articulaciones, mal olor de los pies y artritis (vi).

Ampollas

Son pequeñas bolsas de líquido en las capas superiores de la piel que se desarrollan cuando los zapatos friccionan con los pies (otras cosas que pueden causar ampollas son la humedad excesiva, deformidades en los pies y el roce de los calcetines arrugados ejerciendo presión contra la piel).

Cómo tratarlas: La mayoría de las ampollas no necesitan ningún tratamiento, ya que deberían sanar de forma natural entre 3 a 7 días (aunque puede ayudar a protegerlas utilizando apósitos para ampollas). Deje que el líquido drene por sí solo y lávelo con agua y un jabón suave. Si la ampolla fue causada por un par de zapatos especifico, trate de evitar su uso nuevamente hasta que sane.
Nunca es una buena idea reventar una ampolla por usted mismo, ya que podría causar una infección. En su lugar, deje que la ampolla se cure por sí sola (la piel se despegará por sí sola una vez que la piel de debajo se haya curado). Sin embargo, consulte a su médico o podólogo si es diabético y encuentra una ampolla en los pies. También busque consejo médico si su ampolla es muy grande.

Olor de pies

Algunas personas, se ven afectadas por la sudoración persistente de los pies, lo que puede ser muy embarazoso, por no mencionar incómodo. El caso es que los pies tienden a sudar más que otras zonas del cuerpo, posiblemente porque contienen alrededor de 250.000 glándulas sudoríparas. Si sus pies sudan más de lo que se considera normal, el problema podría estar originado por glándulas sudoríparas hiperactivas, o la causa podría ser genética.

Cómo tratarlos: Si tiene un problema ocasional o regular con el olor de los pies, lávelos y séquelos al menos una vez al día, incluso antes de acostarse, y tenga cuidado en secarlos adecuadamente entre los dedos. Si lavarse los pies con jabón común no funciona, intente usar un jabón antibacteriano o un producto para la higiene de los pies. Después de lavar y secar, use una crema hidratante para pies para mantener la piel hidratada.

Use calcetines limpios hechos de al menos un 70% de algodón o lana todos los días y trate de no usar el mismo par de zapatos dos días seguidos (alterne todos los días para que se sequen). También puede probar calcetines diseñados para mantener los pies secos, como los deportivos, o calcetines que hayan sido tratados con químicos antibacterianos para ayudar a prevenir las bacterias que causan el mal olor. Trate de evitar los calcetines hechos con fibras sintéticas, ya que pueden hacer que sus pies suden más.

Otras cosas que podría hacer incluyen utilizar plantillas medicinales y evitar zapatos que no sean transpirables, como los hechos de plástico u otros materiales no porosos. Siempre que sea posible, use sandalias también en verano y camine descalzo regularmente cuando esté en casa (nunca camine descalzo si tiene diabetes).Sin embargo, si tiene un problema extremo con los pies sudorosos, es posible que necesite un tratamiento médico (consulte a su médico o podólogo para obtener más detalles).

Uñas encarnadas

Si el lado de una de las uñas de los pies crece hacia la piel circundante y perfora la piel, se llama uña encarnada. Puede que no parezca un gran problema, pero una uña encarnada, frecuentemente la uña del dedo gordo del pie, puede inflamarse y causar dolor y sensibilidad al presionar el dedo. También podría causar acumulación de líquido en el área alrededor del dedo del pie, y es posible que encuentre una secreción de pus blanco o amarillo proveniente del área afectada (si esto sucede, es una señal de que la uña del pie se ha infectado).

Los expertos creen que las uñas encarnadas a menudo son causadas por factores genéticos, como su postura, la forma en que camina y cualquier deformidad del pie que pueda tener (incluidos los juanetes). También es posible que las uñas de los pies simplemente tiendan a curvarse o extenderse en lugar de crecer rectas, haciendo que se muevan hacia afuera o hacia adentro en la piel. Lesionarse el dedo del pie también puede provocar el desarrollo de una uña encarnada, por ejemplo, golpearse el dedo del pie.

Los zapatos ajustados y los calcetines también pueden provocar un problema, ya que pueden empujar la piel de los dedos de los pies hacia la uña y hacer que la uña perfore la piel.

Cómo tratarlas: Una de las causas más comunes de las uñas encarnadas es no cortarse las uñas de los pies correctamente (vii): corte siempre las uñas en línea recta, no las corte en ángulo ni trate de cortarlas hacia abajo en los lados, y evite cortarlas demasiado cortas. Intente cortarse las uñas de los pies después del baño, ya que remojarlas en agua las suaviza y las hace más fáciles de cortar. Use un cortaúñas adecuado y una lima de uñas para mantener las uñas de los pies limpias.

Si ya tiene una uña del pie que está empezando a causar un problema, mantenga los pies limpios y use zapatos que le den suficiente espacio para moverse y evitar que empeore. Los analgésicos pueden ayudar, pero necesitará una receta de antibióticos de su médico o podólogo si una uña encarnada le causa una infección. Si las cosas no mejoran, es posible que deba extirpar quirúrgicamente parte o la totalidad de la uña del pie.

Arcos caídos

También conocido como pie plano, significan que su empeine, la parte media del pie que generalmente se eleva como un arco, está casi completamente plana contra el suelo. Es algo con lo que algunas personas simplemente nacen, a veces porque uno o ambos de sus padres también lo tienen.

Pero si bien no causan ningún problema grave, pueden provocar dolor en algunas personas, generalmente en los pies, tobillos, rodillas, caderas o espalda baja. Tener arcos caídos puede hacer que sus pies se pronuncien demasiado (lo que significa que ruedan demasiado hacia adentro) y esto ocasiona lesiones. Por lo tanto, si siente sus pies doloridos, entumecidos, rígidos o débiles, o si sus zapatos se desgastan muy rápidamente (lo que puede ser el caso sobre-pronación), consulte a su médico.

Cómo tratarlos: Usar zapatos de sujeción que le queden bien le ayudará. Algunas personas también encuentran que el uso de aparatos ortopédicos (plantillas hechas especialmente) en sus zapatos puede brindarles apoyo adicional a sus pies. Perder peso puede ayudar si tiene sobrepeso (viii). Y también es una buena idea consultar a un fisioterapeuta que pueda mostrarle ejercicios que ayuden a estirar los músculos y los tejidos conectivos de la parte inferior de las piernas y evitar que el pie se tuerza.

Algunas personas necesitaran cirugía si ninguno de los tratamientos anteriores les funciona, o si tienen pies planos causados por un problema médico que hace que los huesos de los pies se desarrollen de manera anormal.

Diabetes y problemas en los pies: Se anima a las personas con diabetes a que se cuiden muy bien los pies, ya que un control deficiente de la glucosa en sangre puede dañar los nervios y los vasos sanguíneos de los pies, lo que afecta el suministro de sangre. Esto significa que si tienen alguna lesión en los pies, incluidos pequeños cortes o llagas, es posible que no se curen con mucha facilidad. De hecho, se recomienda que las personas con diabetes se hagan revisar los pies por un podólogo especialista cada año.

Además de pequeños cortes, llagas y heridas, algunas de las cosas a las que debe prestar atención a diario incluyen las siguientes:

  • Ampollas
  • Uñas de los pies engrosadas.
  • Piel dura.
  • Cambio de color de piel.
  • Enrojecimiento o hinchazón.
  • Pérdida de sensibilidad.

Si detecta algo, consulte a su médico, enfermero especializado en diabetes o podólogo lo antes posible. Los problemas del pie mientras más temprano se detecten se tratan mejor, ya que en casos extremos pueden conducir a la amputación del pie, del dedo del pie o de la pierna (ix).

Siga los consejos habituales para el cuidado general de los pies, que incluyen lavarse los pies todos los días y usar una crema hidratante para pies para mantenerlos suaves. Sin embargo, seque los pies con mucho cuidado, especialmente entre los dedos, y no ponga ninguna crema o talco entre los dedos, ya que puede aumentar el riesgo de infección. Nunca use nada afilado, como una hoja de afeitar, en áreas de piel dura; en su lugar, intente restregarlos muy suavemente con una piedra pómez.

Utilice zapatos en todo momento, incluso en la playa, ya que andar descalzo puede aumentar el riesgo de cortarse o lesionarse los pies.

Formas naturales de tratar los problemas de los pies

Para mantener sus pies felices y saludables, también puede considerar probar uno o más de los siguientes suplementos nutricionales:

Ginkgo Biloba: Si tiende a sufrir de pies fríos, esta hierba tiene la reputación de ayudar a mantener una circulación sanguínea saludable, incluso en las extremidades del cuerpo. Se cree que el ginkgo, muy utilizado en la medicina tradicional china, así como para una variedad de problemas de salud en Occidente, ayuda a relajar los pequeños vasos sanguíneos, lo que aumenta la circulación. De hecho, los estudios sugieren que puede ayudar a reducir la cantidad de ataques en personas que tienen el fenómeno de Raynaud, una condición que limita el suministro de sangre a manos, pies y otras partes extremas del cuerpo (x).

Canela y Jengibre: Los suplementos que combinan el ginkgo con otras hierbas que suelen utilizar los profesionales de la salud natural por sus propiedades «calentadoras», como la canela y el jengibre, también pueden ser útiles para mejorar la circulación. La evidencia de estas hierbas es anecdótica, y varios libros sobre hierbas medicinales también afirman que la canela puede ayudar a estimular la circulación (xi).

Cereza ácida: Una excelente fuente de antioxidantes llamadas antocianinas. Las guindas pueden ayudar a prevenir la gota al reducir los niveles de ácido úrico en la sangre (xii). Esto podría significar que puede ser útil para la salud de los pies, ya que la gota afecta con mayor frecuencia la articulación del dedo gordo del pie y causa considerable dolor e inflamación.

Aceites de pescado: Se cree que los ácidos grasos omega-3 ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), que se encuentran en el pescado azul, ayudan a mejorar el flujo sanguíneo en las arterias, y un estudio afirma que puede ser eficaz para reducir los síntomas del fenómeno de Raynaud (xiii). Muchos profesionales de la salud también recomiendan los ácidos grasos omega-3 para la gota y otras afecciones dolorosas porque se cree que afectan la producción natural del cuerpo de prostaglandinas que reducen la inflamación.

También hay evidencia de que pueden ser útiles si hay dolor en las articulaciones de los pies como resultado de la osteoartritis o la artritis reumatoide.(xiv). Un estudio sugiere que los aceites omega-3 retardan la progresión de la osteoartritis y ayudan a prevenirla (xv); mientras que otro afirma que las mujeres que comían el equivalente a una porción de pescado azul a la semana tenían un riesgo 52% menor de desarrollar artritis reumatoide que aquellas que comían menos (xvi).

Referencias Bibliograficas:
i. Available online: https://cop.org.uk/foot-health/keep-on-walking/
ii. Available online: https://cop.org.uk/about/press-office/press-releases/six-in-ten-of-us-are-suffering-in-silence-when-it-comes-to-foot-pain/
iii. Available online: https://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/shoes-comfortable-good-for-you-bad-health-footwear-high-heels-sneakers-minimal-a8379826.html
iv. Available online: https://cop.org.uk/foot-health/common-foot-problems/bunions/
v. Available online: https://www.nhsinform.scot/illnesses-and-conditions/muscle-bone-and-joints/conditions/bunion
vi. Online survey conducted on behalf of The College of Podiatry amongst 2,000 UK adults aged 18 plus (1,000 women and 1,000 men) One Poll. 10 and 13 May 2013.
vii. Available online: https://cop.org.uk/foot-health/common-foot-problems/ingrowing-toenail/
viii. Available online: https://patient.info/foot-care/heel-and-foot-pain-plantar-fasciitis/flat-feet-and-fallen-arches
ix. Available online: https://www.diabetes.org.uk/about_us/news/lower-limb-amputations
x. Muir AH, Robb R, McLaren M, et al. The use of ginkgo biloba in Raynaud’s disease: a double-blind placebo-controlled trial. Vasc Med. 2002;7:265-267
xi. Bhatacharjee . Hand Book of Indian Medicinal Plants. Jaipur: Pointer Publishers. 1998.
xii. Jacob RA, Spinozzi GM, Simon VA, et al. Consumption of cherries lowers plasma urate in healthy women. Acta Otolaryngol. 2003;133:1826-9.
xiii. Zhang Y, Neogi T, et al. Cherry consumption and decreased risk of recurrent gout attacks. Arthritis Rheum. 2012;64(12):4004-4011.
xiv. DiGiacomo RA, Kremer JM, Shah DM. Fish-oil dietary supplementation in patients with Raynaud’s phenomenon: a double-blind, controlled, prospective study. Am J Med. 1989;86:158-164.
xv. Akbar U. et al., Omega-3 Fatty Acids in Rheumatic Diseases: A Critical Review. J Clin Rheumatol. 2017 Sep;23(6):330-339.Available online: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28816722
xvi. Knott L, Avery NC, Hollander AP, Tarlton JF. Regulation of osteoarthritis by omega-3 (n-3) polyunsaturated fatty acids in a naturally occurring model of disease. Osteoarthritis Cartilage. 2011 Sep;19(9):1150-7.
xvii. Giuseppe D, Wallin A, et al. Long-term intake of dietary long-chain n-3 polyunsaturated fatty acids and risk of rheumatoid arthritis: a prospective cohort study of women. Ann Rheum Dis 2014 Nov;73(11):1949-53.

Autor: Lamberts Española.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.