Lamberts Española S.L. Desde 1989

Único distribuidor en España 91 415 04 97

Buscar
Articulos de interés en el campo de la nutrición

Inflamación Silencios. Ácidos Grasos Omega 3 EPA y DHA.

¿Qué papel juegan los Ácidos Grasos OMEGA 3 EPA y DHA en la inflamación silenciosa?

¿Cuáles son los beneficios de cada uno de ellos?

¿Y sus diferencias espaciales?

Conozca también el consumo diario de EPA y DHA que se recomienda actualmente y cómo alcanzar el equilibrio metábolico entre ambos.

Por Aurora Roque, Dpto. Comercial de Lamberts Española

¿Qué papel juegan en este proceso?

Siempre se ha considerado la inflamación como la respuesta inmune innata de nuestro organismo a la infección y el daño tisular, sin embargo actualmente se sabe que también puede estar inducido por el estrés o una mala función tisular, lo que hace que el proceso inflamatorio varíe según el estímulo y que pueda ser en algunos casos agudos y en otros leves.

La inflamación sea aguda o leve siempre estará encaminada a restablecer la homeostasis óptima y en ella participan los mismos efectivos tanto  en  la fase  proinflamatoria como en la fase de la remisión a la normalidad.

La inflamación aguda se caracteriza por los signos clásicos de rubor, calor, tumor, dolor y su objetivo inmediato es eliminar los agentes causales, el tejido necrótico y restablecer la integridad tisular. Es una respuesta inmunológica que suele durar solo unos pocos días y se encamina a la curación.

La inflamación leve, también nombrada subclínica, crónica, sistémica o silenciosa, es un concepto fisiopatológico relativamente reciente. Se trata de una inflamación crónica pero no excesiva en todo el cuerpo, que no se cataloga como una enfermedad, pero se sitúa en el origen de múltiples patologías a largo plazo, como son la aterosclerosis, la obesidad, la depresión, el Alzheimer, la esquizofrenia y la osteoporosis a las que se les pueden sumar el asma, la resistencia a la insulina  y la diabetes tipo 2. Ha quedado demostrada su relación directa con los hábitos alimentarios, de ahí el creciente interés por su control.

La Zona del Equilibrio Metabólico

Esta inflamación de bajo grado puede estar favorecida o no por los nutrientes que consumamos. Es necesario conocer que los diferentes macronutrientes de cualquier dieta pueden llegar a ser pro-inflamatorios o antiinflamatorios.

En este proceso juegan un papel determinante, los ácidos grasos omega-3 y omega-6, ya que son precursores de los eicosanoides proinflamatorios y las resolvinas antiinflamatorias. Para favorecer una buena salud debe existir un equilibrio entre ellos (zona de equilibrio). Aunque las investigaciones  apuntan a que debemos intentar alcanzar una relación más próxima a 1:1, la proporción de las dietas occidentales alcanzan valores  de hasta 15:1 a favor de los omega 6.

Esta desproporción se ha relacionado con afectaciones en la salud, la  ingesta en exceso de los ácidos grasos tipos Omega 6 generan precursores del ácido araquidónico (AA), que es el ladrillo de construcción de los proinflamatorios, mediadores de la inflamación celular, que son los que dan inicio al proceso inflamatorio crónico.

¿Cómo alcanzar el equilibrio?

Como conocemos, los omega-3 son ácidos grasos esenciales que no pueden ser producidos directamente por nuestro organismo, se deben incorporar por medio de la dieta y en ocasiones es necesario recurrir a la suplementación. Cada vez hay más evidencias que apoyan el uso de los complementos de ácidos grasos esenciales como mediadores pro resolución y que son la clave para reducir los niveles de la inflamación crónica. En los últimos 10 años se han publicado más de 14.000 estudios sobre los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega 3, que ponen de manifiesto en su mayoría los beneficios de la ingesta del EPA (ácido ecoisapentanoico) y del DHA (ácido docosahexanoico) para la resolución de la respuesta inflamatoria.

EPA y DHA. ¿Qué los hacen determinantes en este fenómeno?

Podemos decir que cumplen funciones diferentes y que al mismo tiempo se complementan.

¿Qué los diferencia?  “Sus características espaciales”                                  

      Ácidos grasos EPA y DHA diferencias espaciales

EPA. Su menor tamaño espacial le permite encajar fácilmente como sustrato con las enzimas mediadores de la inflamación celular producidas por el Ácido Araquidónico, lo que hace de él un poderoso inhibidor.

Además con las enzimas que liberan  a este ácido de la membrana, manteniendo baja la relación AA /EPA, favoreciendo  el equilibrio de la respuesta, mecanismo de acción similar al utilizado por los corticosteroides.

Esto esencialmente ahoga el suministro de AA necesario para la producción de los proinflamatorios (prostaglandinas, tromboxanos, leucotrienos, etc.). Mientras más EPA tengamos en sangre menos AA se producirá.

DHA. De mayor tamaño, en cambio favorece el  aumento de la fluidez de la membrana, es crítico para las vesículas sinápticas y la retina del ojo, ya que permite que los receptores giren más eficazmente, aumentando así la transmisión de señales desde la superficie de la membrana hasta el interior de las células nerviosas.

Además es un inhibidor de otra enzima clave que produce el primer metabolito del ácido linoleico que puede convertirse en ácido araquidónico.

Beneficios del EPA 

  • Previene las enfermedades articulares crónicas e inflamatorias, reduce el dolor asociado con la artritis reumatoidea, la dismenorrea, la enfermedad intestinal inflamatoria y la neuropatía, su aporte permite reducir el consumo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos.
  • Mejora la función cardiaca y el pronóstico a largo plazo de los pacientes con insuficiencia cardiaca.
  • Agente antienvejecimiento cutáneo: foto envejecimiento.
  • Mejora la transición menopáusica.
  • A pesar de no encontrarse niveles altos de este en el cerebro por su rápida oxidación, es clave para reducir la neuro inflamación, controlando de forma activa  la inflamación celular en el cerebro, incluso algunos estudios plantean la efectividad  del EPA superior al DHA  en la depresión, TDAH, trauma cerebral, etc.

Beneficios del DHA 

  • Salud cerebral: Representa aproximadamente el 30% de los ácidos grasos en la materia gris cerebral y el 97% del total de los omega-3. Favorece el desarrollo cognitivo del bebé, el desarrollo normal del feto, el funcionamiento del sistema nervioso, trastornos de la conducta y  estado de ánimo en niños y adultos.
  • Salud ocular: Como ácido graso estructural de la retina, favorece la salud ocular de los adultos y  el desarrollo y la función visual del bebé hasta los 12 meses de edad.
  • Salud cardiaca: Contribuye al mantenimiento de unos niveles normales de triglicéridos, la frecuencia cardiaca y la presión arterial.

Comparten funciones esenciales

Conjuntamente contribuyen al funcionamiento normal del corazón, el riesgo de arritmias (latidos cardiacos anormales) y la presión arterial de las personas sanas y de aquellas con alto riesgo, reducen los niveles de triglicéridos y retrasan la tasa de crecimiento de la placa aterosclerótica.

Pero ¿Cuánto Omega-3 necesitamos?

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), organismo regulador de la comunicación al consumidor, reconoce  los beneficios que aporta para la salud la suplementación los Ácidos Grasos  Omega 3, cuando se administran  en las dosis adecuadas. Difícilmente consumimos la cantidad necesaria de omega 3 por la alimentación. La suplementación nutricional mediante aceites de pescado, ha demostrado ser una buena alternativa.

El consumo diario de EPA y DHA que se recomienda actualmente es:

  • Mantenimiento de la presión sanguínea y los niveles de triglicéridos 2 y 4 g respectivamente.
  • Función cardíaca. En pacientes con un historial de enfermedad cardiovascular o coronaria 250 mg de ambos pueden disminuir el riesgo de infarto y de muerte súbita cardiaca.
  • Para el tratamiento  de obesidad, diabetes y 5 g.
  • Dolor crónico 7.5 g.
  • Enfermedades neurológicas >10 g.
  • Para el mantenimiento del bienestar en general 2.5g.

La EFSA plantea también que la ingesta de suplementos diarios de 5 g de ácidos grasos omega 3 de cadena larga no supone un riesgo para la salud de los adultos. Tampoco reporta reacciones en niños.

En la población europea, los niveles observados de la ingesta de estas sustancias, procedentes de la dieta o de suplementos alimenticios son, significativamente inferiores a los recomendados. Los dos ácidos grasos omega-3 claves EPA y DHA hacen numerosas cosas diferentes y como resultado los beneficios son a menudo tambien diferentes. Es por eso que los necesitas a ambos. Si su objetivo es reducir la inflamación celular probablemente necesites más EPA que DHA. ¿Cuánto más? Probablemente el doble, sin embargo siempre deberás cubrir tus apuestas de ácidos grasos omega-3 mediante el uso de ambos al mismo tiempo.

La evidencia clínica y epidemiológica de múltiples estudios permite establecer que el consumo de EPA y DHA puede contribuir a la prevención y/o tratamiento de una serie de patologías, especialmente aquellas donde está presente  este enemigo secreto, la “inflamación silenciosa”, que juega un papel preponderante en el desarrollo de estas a largo plazo.

Referencias:

a) Sears B. La zona. Regan Books. Nueva York, NY (1995).

b) Antonelli M, Kushner I. It’s time to redefine inflammation. FASEB J. 2017 May;31 (5):1787-1791. doi: 10.1096/fj.201601326R. Epub 2017 Feb 8.

c) Salud y Nutrición en relatividad.org. La inflamación subclínica. http://www.salud.relatividad.org/inflamacion.html.

d) Aecosan. Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Evaluación de  la seguridad de los ácidos grasos omega 3 de cadena larga. 16 August 2012.

e) Durántez Á. ¿Tomas suficiente Omega 3? Probablemente NO.  Envejecimiento saludable, Nutrición, Salud, Suplementos. 5 jun, 2018.

f) Dietary Guidelines for Americans Última revisión: 21 nov 2018.

g) NIH National Institutes of Health Office of Dietary. Supplements  Ácidos  grasos Omega-3. Última revisión: 21Nov 2018.

h) Martins JG. «La EPA, pero no el DHA, parece ser responsable de la eficacia de los suplementos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga i) omega-3 en la depresión: evidencia de un metanálisis de ensayos controlados aleatorios.» J Am Coll Nutr 28: 525-542 (2009).

j) Ferreira R. ¿Qué queremos decir cuando decimos ‘inflamación’- Artículos – IntraMed.htm11 sep 2017.

Jiménez L.  Introducción a la Nutrición Anti-inflamatoria. Rev. Española de Nutrición Humana y Dietética   vol.21 nov.2017.

k) Sears B. Actualización en nutrición antiinflamatoria.  Sanidad y Ediciones, S. L.2017.

l) Informe  Omega 3 y salud – OCU   18 abril 2018.

m) Imhoff-Kunsch B1, Briggs V, Goldenberg T, Ramakrishnan U Effect of n-3 long-chain polyunsaturated fatty acid intake during pregnancy on maternal, infant, and child health outcomes: a systematic review Paediatr Perinat Epidemiol. 2012 Jul;26 Suppl 1:91-107.

n) OMS. Comentario para la Biblioteca electrónica  Administración de suplementos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga durante el embarazo. University, Atlanta (Estados Unidos de América) Última actualización: 5 de abril de 2019 18:21 CEST.

ñ) Chen CT, Liu Z, Ouellet M, Calon F y Bazinet RP. «Rápida beta-oxidación de ácido eicosapentaenoico en cerebro de ratón: un estudio in situ».

o) Prostaglandinas Leukot Essent Fatty Acids 80: 157-163 (2009).

p) Martins JG. «La EPA, pero no el DHA, parece ser responsable de la eficacia de los suplementos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga q) omega-3 en la depresión: evidencia de un metanálisis de ensayos controlados aleatorios.» J Am Coll Nutr 28: 525-542 (2009).

r) Stillwell W y Wassall SR. «Ácido docosahexaenoico: propiedades de la membrana de un ácido graso único. Chem Phys Lipids 126: 1-27 (2003).

s) Chapkin RS, McMurray DN, Davidson LA, Patil BS, Fan YY y Lupton JR. «Ácidos grasos dietéticos bioactivos de cadena larga: mecanismos de acción emergentes». Br J Nutr 100: 1152-1157 (2008).

t) Li H, Ruan XZ, Powis SH, Fernando R, Mon WY, Wheeler DC, Moorhead JF y Varghese Z. «EPA y DHA reducen las respuestas inflamatorias inducidas por LPS en células HK-2: evidencia de un PPAR-gamma- mecanismo dependiente. «Kidney Int 67: 867-874 (2005).

u) Serhan CN, Hong S, Gronert K, Colgan SP, Devchand PR, Mirick G y Moussignac RL. «Resolvins: una familia de productos bioactivos de circuitos de transformación de ácidos grasos omega-3 iniciados por el tratamiento con aspirina que contrarrestan las señales de proinflamación». J Exp

v) Med 1996: 1025-1037.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.

2019-09-02
Información sobre cookies

Utilizamos cookies para facilitar la navegación y mejorara la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Mas información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Lamberts Española S.L.
Único distribuidor en España
HOMEPAGE Lamberts

Autenticidad

Lamberts Española es desde 1989 el único distribuidor autorizado de los productos LAMBERTS® en España y Gibraltar. La calidad y seguridad pueden ser imitadas, pero no logradas.