Lamberts Española S.L. Desde 1989

Único distribuidor en España 91 415 04 97

Buscar
Articulos de interés en el campo de la nutrición

Fiebre del heno o Rinitis alérgica

Si presenta secreción nasal, picazón en los ojos y comienza a estornudar al primer signo de la primavera, es probable que tenga fiebre de heno.

También llamada rinitis alérgica estacional, la fiebre del heno es causada por una alergia o sensibilidad al polen, un polvo fino liberado por las plantas.

Se llama rinitis estacional porque solo afecta a quienes la padecen durante las épocas del año en que los niveles de polen son altos (generalmente durante la primavera y el verano).

Por Lamberts Española.

La fiebre del heno es una afección alérgica común que afecta a 1 de cada 5 personas en algún momento de su vida. Además de estornudos, secreción nasal, ojos llorosos y comezón en los oídos, nariz y garganta, puede causar una variedad de otros síntomas, entre los que se incluyen: Congestión, nariz tapada, tos persistente, falta de energía, problemas para dormir, disminución del sentido del olfato, dificultades auditivas, dolor o malestar facial e irritabilidad.

¿Qué sucede?

El sistema inmune de alguien con fiebre del heno percibe el polen como una amenaza. Entonces, cuando estas diminutas partículas están en el aire, entran en contacto con las células que cubren su boca, nariz, ojos y garganta. Esto activará el sistema inmunitario, tal como lo haría si fuera atacado por un virus del resfriado (lo que explica por qué los síntomas de la fiebre del heno y el resfriado común son similares).

El sistema inmune libera sustancias químicas diseñadas para proteger su cuerpo de lo que ve como un ataque, y son estos productos químicos los que provocan el estornudo y que tenga la nariz, garganta y ojos inflamados.

Nadie sabe realmente por qué algunas personas tienen un sistema inmune demasiado sensible, pero tener otras alergias o asma, o fiebre de heno en la familia, puede aumentar el riesgo.

La temporada de polen

Hay tres categorías principales de polen que liberan alrededor de 30 tipos de polen durante la temporada de fiebre del heno, y la mala noticia es que podría verse afectado por más de uno de ellos. La alergia al polen del césped es, según el NHS, la causa más común. Pero los árboles y las malezas también liberan polen. El polen de las flores es transportado por los insectos y no causa fiebre de heno).

Saber a qué tipo o tipos de polen reacciona puede ser útil, ya que puede tomar medidas para controlar su exposición a ellos antes de que comience la temporada. Vigilar el conteo de polen también puede ayudar. Por ejemplo, puede evitar salir al aire libre si sabe que el conteo de polen va a ser particularmente alto.

Consejos para reducir los síntomas de la fiebre del heno

Si su sistema inmune reacciona al polen, evite su exposición tanto como sea posible para ayudar a reducir sus síntomas. Afortunadamente, hay muchas cosas que se pueden hacer:

  • Vigile el conteo de polen y evite salir cuando está alto (50 o más). También trate de mantener sus ventanas y puertas cerradas.
  • Use una aspiradora con un filtro de alta eficiencia, para eliminar la mayor parte de agentes nocivos del aire, y úselo para limpiar sus pisos, alfombras y muebles de manera regular durante la temporada de polen. Sacuda con un paño húmedo para atrapar el polen y evite que se propague alrededor de su casa, y trate de no tener flores frescas en el interior.
  • Si tiene que salir, use gafas de sol para evitar que el polen entre en contacto con los ojos. También intente aplicar una pequeña cantidad de vaselina dentro de las fosas nasales inferiores para evitar que el polen entre en contacto con las fosas nasales.
  • Evite las áreas con césped, especialmente temprano en la mañana, al anochecer y por la noche (aquí es cuando los conteos de polen son más altos).
  • Si está planeando un pase al aire libre, diríjase a la orilla del mar en lugar del campo (puede haber niveles más bajos de polen en la costa).
  • Siempre que haya estado afuera, báñese y lávese el cabello cuando regrese a casa y póngase ropa limpia. Esto puede ayudar a prevenir que sus síntomas empeoren por la noche. Lave la ropa que estaba usando para eliminar cualquier polen que pueda quedar atrapado en la tela. También es posible que desee utilizar un enjuague nasal hecho de solución salina para eliminar cualquier polen de sus fosas nasales.
  • Si tiene mascotas que salen al aire libre, lávelas regularmente para retirar el polen de su pelaje y limpie con frecuencia todas las sábanas y los muebles sobre los que se acuestan.
  • Si es posible, evite secar la ropa afuera, ya que las telas pueden transferir polen al interior de su casa cuando traiga su ropa.
  • Evite que el polen ingrese a su automóvil al mantener las ventanas cerradas durante esta temporada. También puede comprar filtros de polen para las rejillas de ventilación de su automóvil, que debe cambiar cada vez que se realiza el mantenimiento de su automóvil.

Los medicamentos contra la fiebre del heno son populares durante los meses de primavera y verano. Hay varios tipos de medicamentos disponibles sin receta en farmacias que pueden ayudar a reducir sus síntomas, incluidos los siguientes:

Antihistamínicos: Existen varios tipos de antihistamínicos que pueden ayudar a reducir síntomas como estornudos y picazón. Estos funcionan reduciendo la producción de histamina del cuerpo, uno de los químicos liberados por el sistema inmune en respuesta al contacto con el polen, y están disponibles en forma de tabletas, líquidos, gotas para los ojos, aerosoles nasales y cremas.

Descongestionantes: Disponibles como aerosoles nasales, tabletas y tabletas combinadas con descongestionantes que pueden ser útiles para aliviar la congestión que acompaña a la fiebre del heno y ayudar a respirar más fácilmente por la nariz. Los descongestivos con aerosol nasal pueden ser particularmente efectivos, pero no deben usarse por más de siete días, ya que el uso a largo plazo puede empeorar los síntomas (esto se conoce como congestión nasal de rebote).

Cromoglicato de sodio: Si la fiebre del heno te pone los ojos rojos, irritados o con picazón, las gotas para los ojos que contienen cromoglicato de sodio pueden ayudar estabilizando las células del sistema inmunológico que son responsables de producir histamina. Otras gotas para los ojos también están disponibles que contienen medicamentos antihistamínicos.

Esteroides: Los aerosoles nasales con esteroides pueden ser efectivos, especialmente en el caso de una nariz obstruida. Estos ayudan a reducir la inflamación en los conductos nasales, lo que facilita la respiración. También puede obtener gotas nasales de esteroides, que son más potentes que los aerosoles (estos, sin embargo, no deben usarse durante períodos de más de dos a cuatro semanas). Si tiene síntomas graves de fiebre del heno, su médico puede recetarle tabletas de esteroides para tomar a corto plazo en ciertas circunstancias (si necesita un alivio rápido de sus síntomas para una ocasión importante, por ejemplo).

Soluciones salinas: Los aerosoles nasales salinos ofrecen una alternativa más suave y natural a los antihistamínicos y descongestionantes. También pueden usarse junto con medicamentos convencionales contra la fiebre del heno si los necesita cuando sus síntomas están en su peor momento.

¿Algunos alimentos afectan a la fiebre de heno?

Si tiene fiebre del heno, existe la posibilidad de que ciertos alimentos puedan desencadenar una reacción que le pique la boca y le provoque un hormigueo en los labios.

Conocida como síndrome de alergia oral, esta puede deberse al hecho de que algunos tipos de frutas, verduras, nueces y especias contienen proteínas que son similares a las que se encuentran en algunos tipos de polen. Estas proteínas pueden ser reconocidas por el sistema inmune desencadenando una reacción en su boca y labios.

Según Allergy UK, se ha demostrado que los siguientes alimentos causan el síndrome de alergia oral en algunas personas que son alérgicas a los siguientes tipos de polen:

Polen del césped: Manzanas, melocotones, ciruelas, cerezas, melón, tomates, legumbres, guisantes, calabazas, cacahuetes.

Polen de abedul, avellano o aliso: Manzanas crudas, melocotones, peras, ciruelas, cerezas, nectarinas, albaricoques, kiwis, zanahorias, apio, legumbres, guisantes, salsa de sarna, soja, leche de soja, avellanas, cacahuetes, almendras.

Polen de ambrosía: Melón, plátanos, calabazas, pepino.

Polen de maleza: Apio, zanahorias, perejil, hinojo, cilantro, comino, anís, alcaravea.

El alcohol también puede ser un problema para aquellos que tienen alergias a la fiebre del heno y a otras formas de rinitis y asma, ya que contiene histamina (la sustancia química que produce el sistema inmune en respuesta a un alérgeno, causando sus síntomas).

¿Qué deberías comer?

Algunos alimentos pueden aliviar los síntomas. De hecho, muchos expertos piensan que comer alimentos ricos en un antioxidante llamado quercetina podría ayudar, porque la quercetina actúa como un antihistamínico.

Los alimentos que contienen quercetina incluyen los arándanos, las moras, las grosellas negras, la col rizada, las cebollas, el brócoli, los pimientos amarillos y verdes y el té negro.

También se cree que otras frutas y verduras de colores brillantes pueden ayudar a su cuerpo a combatir los síntomas, ya que contienen sustancias saludables como el betacaroteno, vitamina C y otros antioxidantes. No obstante tenga cuidado con cualquier alimento que pueda causar el síndrome de alergia oral.

Remedios naturales para la fiebre de heno

Complejo multivitamínico y mineral de alta concentración: Tomar una fórmula multi vitamina/mineral que contenga vitaminas antioxidantes A, C , E y el mineral selenio puede ayudar a aumentar su salud general y el sistema inmune. La vitamina C en particular puede ser beneficiosa, ya que se cree que es un antihistamínico natural. La vitamina B5, también conocida como ácido pantoténico, a menudo se recomienda para la congestión nasal, ya que se cree que aumenta la cantidad de cortisona producida por las glándulas suprarrenales (la cortisona es el ingrediente principal en aerosoles nasales esteroides diseñados para despejar la nariz tapada).

Quercetina: Una sustancia vegetal que pertenece a la familia de los bioflavonoides, es ampliamente utilizada en forma de suplementos por los profesionales de la salud para tratar afecciones alérgicas, incluida la fiebre del heno. En pruebas de laboratorio, se ha demostrado que la quercetina previene la liberación de histamina de las células inmunitarias (i) y de otras sustancias involucradas en las alergias (ii). Se recomienda una dosis diaria de 500 mg.

Ácidos grasos Omega-3: Los ácidos grasos omega-3 encontrados en los aceites de pescado son ampliamente aceptados por tener una acción antiinflamatoria. Un estudio sugiere que aquellos cuyas dietas son ricas en un ácido graso omega-3 en particular el (EPA), y vitamina C, tienen un menor riesgo de fiebre del heno (iii). Si no ingiere regularmente de dos a tres porciones semanalmente de pescado como: salmón, sardinas, trucha, atún fresco o arenque, puede considerar tomar un suplemento de aceite de pescado que proporcione alrededor de 3g de ácidos grasos omega-3 al día.

También es posible que desee considerar una terapia natural como la acupuntura, que ha demostrado ser prometedora para la fiebre del heno (iv). Un estudio también sugiere que puede valer la pena intentar la autohipnosis (v).

 

Bibliografias:

(i) Ogasawara. H, Middleton. E Jr. Effect of selected flavonoids on histamine release (HR) and hydrogen peroxide (H2O2) generation by human leukocytes [abstract]. J Allergy ClinImmunol. 1985;75(suppl):184.

Middleton. E Jr. Effect of flavonoids on basophil histamine release and other secretory systems. ProgClinBiol Res. 1986;213:493-506.

(ii) Yoshimoto. T, Furukawa. M, Yamamoto. S, et al. Flavonoids: potent inhibitors of arachidonate 5-lipoxygenase. BiochemBiophys Res Commun. 1983;116:612-618.

(iii) Nagel. G, Nieters. A, Becker. N, Linseisen. J. The influence of the dietary intake of fatty acids and antioxidants on hay fever in adults. Allergy. 2003 Dec;58(12):1227-84.

(iv) Acupuncture for persistent allergic rhinitis: a randomised, sham-controlled trial. SourceMedical Journal of Australia. 2007;187:337-341.

(v) Langewitz. W, Izakovic. J, Wyler. J, et al. Effect of self-hypnosis on hay fever symptoms—a randomised controlled intervention study. PsychotherPsychosom. 20052005;74:165-172.

(v) Medline Plus (USA)

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.

2018-04-03
Información sobre cookies

Utilizamos cookies para facilitar la navegación y mejorara la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Mas información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Lamberts Española S.L.
Único distribuidor en España
HOMEPAGE Lamberts

Autenticidad

Lamberts Española es desde 1989 el único distribuidor autorizado de los productos LAMBERTS® en España y Gibraltar. La calidad y seguridad pueden ser imitadas, pero no logradas.