Lamberts Española S.L. Desde 1989 Único distribuidor en España 91 415 04 97
Articulos de interés en el campo de la nutrición

Breve Historia de la Vitamina K

La Vitamina K fue descubierta investigando en busca de una sustancia para la coagulación de la sangre.

Los trabajos y descubrimientos sobre ella, supusieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1943.

Le contamos la breve historia y curiosidades sobre esta importante vitamina.

Por:

 

Historia de la Vitamina K

La Vitamina K, también conocida como vitamina antihemorrágica por su papel en la fabricación de factores de coagulación, fue descubierta en la década de los años 30 por el danés Henrik Dam al intentar curar, de una enfermedad hemorrágica grave, a unos pollos recién nacidos alimentados con dietas carentes en grasas.

Investigando en busca de una sustancia para la coagulación de la sangre, (que no se podía resolver con vitamina C, por tanto no se trataba del escorbuto), solucionó el problema con un compuesto a base de alfalfa que nombró vitamina K por Koagulación. A pesar del hallazgo y de detectar su presencia en numerosas plantas y en el hígado de los animales, no pudo aislarla. Muchos bioquímicos comenzaron a trabajar en este sentido, y por fin el equipo liderado por el estadounidense Edward Adelbert Doisy, pudo determinar la estructura de la vitamina K.

Ya en 1940 Doysi y sus investigadores estudiaron los análogos de la vitamina K y establecieron la distinción entre la vitamina K1, (que aislaron de alfalfa), y la vitamina K2 (que fue aislada de la harina de pescado); ésta última tenía una acción similar a la de la vitamina K1 pero una constitución ligeramente diferente.

Por sus descubrimientos y trabajos sobre la vitamina K, ambos científicos, Dam y Doisy, compartieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1943.

No fue hasta 1974 que científicos, a través de tres laboratorios, aislaron el factor de coagulación protrombina (en vacas que recibieron una dosis alta de warfarina). Hoy en día sabemos que la vitamina K es liposoluble y que existe en varias formas: K1, K2 y K3. La Vitamina K1, también conocida como filoquinona, se obtiene en la dieta de las hojas verdes, brócoli, coles de bruselas, espinacas, etc., y de los aceites vegetales como el de colza y el de oliva, constituyendo el 90% de nuestro consumo de K. La K2 (una familia de menaquinonas), se produce en cantidades más pequeñas por las bacterias en el tracto digestivo.

La K3 es una forma sintética. Muchos expertos creen que la deficiencia de vitamina K sub-clínica, es decir, una deficiencia no tan grande que pueda dificultar la capacidad de coagulación de la sangre, podría contribuir a la osteoporosis y a otros trastornos relacionados con la edad. No obstante debemos puntualizar que la suplementación de vitamina K en personas bajo tratamiento con anticoagulantes está contraindicada, y una suplementación adicional a la encontrada en fórmulas multinutrientes debe estar supervisada por el profesional de la salud.

La vitamina K contribuye al mantenimiento normal de los huesos y la coagulación sanguínea, y la investigación indica que es importante tener una ingesta regular tanto de vitamina K1 como K2.

 

Bibliografía:

a) Catálogo Técnico Lamberts Española S.L.

b) https://www.nobelprize.org/Nobelprize.org, Official web site of the Nobel Prize.

c) News Medical Life Sciences.

d) LAMBERTS® The Practitioner’s Guide to Supplements.

 

 

Información sobre cookies

Utilizamos cookies para facilitar la navegación y mejorara la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Mas información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Lamberts Española S.L.
Único distribuidor en España
HOMEPAGE Lamberts

Autenticidad

Lamberts Española es desde 1989 el único distribuidor autorizado de los productos LAMBERTS® en España y Gibraltar. La calidad y seguridad pueden ser imitadas, pero no logradas.