Alergias e Intolerancias alimentarias en niños

Si su hijo tiene una reacción física desagradable cada vez que come un determinado tipo de alimento o alimentos, puede ser muy preocupante. Tener una reacción física desagradable y potencialmente dañina a un alimento se denomina hipersensibilidad alimentaria, y se cree que hasta el 10% de los niños están afectados (i).

Tipos de reacciones de hipersensibilidad alimentaria

  • Alergia alimentaria
  • Intolerancia alimentaria

Alergia alimentaria

Según Allergy UK, la alergia alimentaria afecta entre el 3-6% de los niños en el mundo desarrollado (i). Las alergias graves incluyen la alergia al maní, cuya incidencia se ha duplicado entre los niños de los países occidentales durante los últimos 10 años (i). Las alergias a los alimentos también son comunes en niños con familiares que tienen alergias.

La alergia alimentaria es causada por una reacción adversa a una proteína alimentaria y afecta al sistema inmunológico.

  • Alergia alimentaria mediada por IgE: ocurre cuando su sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a una proteína alimentaria y produce anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos viajan a las células que liberan sustancias químicas, lo cuales desencadenan una reacción alérgica. Los anticuerpos IgE también se pueden producir en respuesta a alérgenos no alimentarios. Los síntomas suelen comenzar inmediatamente o pocos minutos después de la exposición al alimento en cuestión, y pueden ser lo suficientemente graves como para poner en peligro la vida (anafilaxia).
  • Alergia alimentaria no mediada por IgE. es causada por una reacción que involucra a otras partes del sistema inmunológico. Exactamente cómo funciona este tipo de alergia es mucho menos conocido que la alergia mediada por IgE. Los síntomas generalmente no comienzan rápidamente, pero pueden desarrollarse entre dos horas y dos días después de la exposición a los alimentos. Sin embargo, las alergias a los alimentos no mediadas por IgE son, en muy raras ocasiones, potencialmente mortales porque no causan anafilaxia.

Alimentos más comunes que causan reacciones alérgicas en los niños: 

Alimentos más comunes en las alergias alimentariasLeche de vaca, huevos de gallina, mariscos (especialmente gambas), pesado, soja, cacahuetes, trigo, frutos secos (avellanas, almendras, nueces, anacardos, pistachos y nueces de Brasil).

A veces, la alergia alimentaria puede desarrollarse en niños que tienen otras alergias. Según la Sociedad Británica de Alergia e Inmunología Clínica (BSACI), los niños que tienen eccema en una etapa temprana de sus vidas tienen un alto riesgo de desarrollar alergia a los alimentos, en particular al maní, y casi 1 de cada 5 desarrolla alergia al maní para cuando llegar a su 5 años. Los niños pequeños con eccema moderadamente severo o severo también tienen un riesgo del 30% al 50% de ser alérgicos a los alimentos (ii).

Intolerancia alimentaria

Esta también es una reacción adversa a un alimento, esta vez causada por un mecanismo que no involucra al sistema inmunológico. Según el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (NICE), la intolerancia a los alimentos puede ser causada por deficiencias de enzimas, agentes farmacológicos y sustancias naturales (iii).

La intolerancia a la lactosa es un ejemplo común de intolerancia alimentaria enzimática. Se encuentra en aquellos que tienen muy poca o ninguna lactasa,(una enzima que ayuda a digerir la lactosa del azúcar de la leche).Por otro lado, las intolerancias farmacológicas, involucran reacciones a sustancias naturales en los alimentos, incluida la histamina y los salicilatos (sustancias similares a la aspirina).

Mientras tanto, los niños con intolerancia a los alimentos pueden experimentar síntomas inmediatamente después de ingerir un alimento, o sus síntomas, que pueden variar en gravedad, pueden aparecer más tarde. La buena noticia es que las intolerancias alimentarias rara vez ponen en peligro la vida.

Alimentos y sustancias en los alimentos que pueden causar una reacción de intolerancia: lácteos (ya que contienen lactosa), trigo (esto puede ser una intolerancia al gluten, una proteína en el trigo, u otra sustancia que se encuentra en el trigo), glutamato monosódico (MSG), cafeína, edulcorantes artificiales, histamina (se encuentra en los hongos, los alimentos en escabeche, los alimentos curados y Quorn), alimentos contaminados con toxinas, virus, bacterias o parásitos y algunos colorantes alimentarios artificiales, conservantes o potenciadores del sabor.

Síntomas de alergia alimentaria

Existe una variedad de síntomas, inmediatos y tardíos, que pueden ser causados por una alergia alimentaria y que afectan la piel, el sistema gastrointestinal y el sistema respiratorio.

Síntomas cutáneos

  • Síntomas inmediatos (mediados por IgE): picor, enrojecimiento/rubor, urticaria aguda (un sarpullido con picor elevado, también conocido como urticaria o urticaria), hinchazón debajo de la piel (angioedema agudo), que afecta con mayor frecuencia los labios y la cara, y el área alrededor de los ojos.
  • Síntomas tardíos (no mediados por IgE): picor, enrojecimiento, eccema atópico (áreas de la piel que pican, se secan, agrietan, duelen y enrojecen).

Síntomas gastrointestinales

  • Síntomas inmediatos (mediados por IgE): hinchazón (angioedema) de labios, lengua y paladar, picazón en la boca, náusea, dolor abdominal, vómitos, diarrea.
  • Los síntomas tardíos (no mediados por IgE): deposiciones sueltas o frecuentes, sangre y/o moco en las heces, dolor abdominal o cólicos, rechazar la comida, estreñimiento, enrojecimiento alrededor del área anal, piel pálida y cansancio, poco peso o poco aumento de peso.

 Síntomas respiratorios

Estos suelen ocurrir de inmediato y junto con uno o más síntomas cutáneos o gastrointestinales.

  • picazón, estornudos o congestión nasal.
  • opresión en el pecho, sibilancias, tos o dificultad para respirar.

Si su hijo tiene algún síntoma inmediato después de comer, el pediatra puede derivarlo para análisis de sangre o pruebas cutáneas para verificar la presencia de anticuerpos IgE. Sin embargo, no existen pruebas validadas que puedan diagnosticar la alergia alimentaria no mediada por IgE. Pero si se sospecha esto, se le puede recomendar que realice una prueba de evasión de alimentos, en la que ciertos alimentos se eliminan de su dieta durante aproximadamente cuatro semanas y luego se reintroducen para ver si ocurre una reacción.

Precaución: nunca es recomendable hacer una prueba de evitar alimentos en la que participe un niño sin la ayuda de un especialista o dietista, ya que existe el riesgo de que pueda causar deficiencias nutricionales.

Cómo reconocer la anafilaxia

Los síntomas graves (anafilaxia) que requieren atención médica urgente incluyen opresión en el pecho o sibilancias (como un ataque de asma) e hinchazón de la lengua y la garganta (ya que esto puede restringir las vías respiratorias de un niño). La anafilaxia también puede causar una caída repentina de la presión arterial, provocando shock, así como mareos, confusión, colapso, pérdida del conocimiento y, a veces, coma. Si el niño/niña tiene síntomas graves, llame rápido y pida una ambulancia de inmediato.

Si se le diagnostica una alergia alimentaria grave, su pediatra puede recomendarle que tome todas las precauciones para asegurarse de que no entre en contacto con la comida en cuestión, lo que significa tener cuidado al comprar comida o salir a comer. El niño/niña también puede recibir medicamentos con adrenalina en forma de un autoinyector que lo ayudará a protegerlo si está o puede estar experimentando anafilaxia.

Cómo detectar una intolerancia alimentaria

Es difícil saber cuántas personas, incluidos los niños, se ven afectadas por la intolerancia a los alimentos, ya que muchos asumen que tienen una intolerancia a los alimentos cuando sus síntomas pueden ser causados por otra cosa (iv), alterando su dieta porque creen que tienen una intolerancia alimentaria (v).

Síntomas de intolerancia alimentaria (suelen ser menos graves que los síntomas de la alergia alimentaria)

Dolor de estómago, hinchazón, gases, diarrea, erupciones cutáneas y picazón. Las pruebas están disponibles para las intolerancias alimentarias, sin embargo, puede intentar averiguar si su hijo se ve afectado por llevando un diario de todo lo que come y los síntomas que se presenten, incluso cuando comiencen los síntomas.

Este registro puede ayudar a su pediatra a decidir si debe intentar una prueba de evitación de alimentos con la ayuda de un registro dietético.

Prevenir la alergia alimentaria

Si a su hijo/hija se le diagnostica una alergia o intolerancia a los alimentos, el único tratamiento es evitar los alimentos que causan el problema. Sin embargo, es importante asegurarse de que su dieta siga siendo nutricionalmente equilibrada si se elimina cualquier tipo de alimento o alimentos. Por otro lado algunos superarán una alergia alimentaria, especialmente si la desarrollaron cuando eran muy pequeños, aunque algunas alergias, como la alergia al maní, rara vez desaparecen.

Recomendaciones actuales para detener el desarrollo de una alergia alimentaria para bebés saludables (vi)

  • Deben ser amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de su vida.
  • Comience a introducir alimentos sólidos cuando su bebé tenga alrededor de seis meses (pero no menos de cuatro meses), incluidos los alimentos que forman parte de la dieta normal de su familia y que se asocian comúnmente con alergias alimentarias, junto con la lactancia materna continua. Al principio, comience con alimentos en puré, incluidas pequeñas cantidades de verduras, frutas, alimentos con almidón, proteínas y productos lácteos pasteurizados; nunca agregue sal o azúcar.
  • No excluya los huevos y los cacahuetes de la dieta de su bebé, ya que esto puede aumentar su riesgo de desarrollar una alergia alimentaria. Trate de haber introducido huevos y cacahuetes en su dieta cuando tenga un año y continúe dándoselos a su bebé como parte de su dieta habitual. Sin embargo, si su bebé tiene un eccema severo, hable con su pediatra antes de introducir huevos y maní en su dieta.
  • Nunca dé nueces enteras, nueces picadas en trozos grandes o trozos de mantequilla de maní a niños menores de cinco años, ya que pueden causar asfixia.

Introducción de alimentos alergénicos

  • Hay algunas cosas que puede hacer cuando comience a darle a su bebé alimentos que se sabe que causan alergias alimentarias.
  • Comience con una cantidad muy pequeña, un cuarto o media cucharadita, por ejemplo, luego aumente la cantidad lentamente durante los próximos días.
  • No empiece a darle a su bebé dos alimentos nuevos el mismo día, introduzca cada alimento nuevo uno a la vez.
  • Una vez que su bebé se acostumbre a comer un alimento nuevo, continúe dándoselo regularmente como parte de su dieta normal (al menos una vez a la semana).
  • Si su bebé se niega a comer un alimento nuevo, vuelva a intentarlo otro día.
  • Esté atento a cualquier signo de alergia o intolerancia alimentaria; si detecta alguna reacción, deje de darles el alimento que la está causando y consulte a su pediatra. Esto puede ser más fácil si comienza a darles nuevos alimentos en los días en que están bien.
  • Si cree que su bebé puede ser alérgico o intolerante a la leche de vaca, siempre hable con un pediatra antes de usar cualquier alternativa, incluidas las de fórmula infantil, ya que algunas pueden no ser adecuadas.

Ayuda natural para alergias e intolerancias

No existen suplementos nutricionales que traten la alergia e intolerancia a los alimentos en niños o adultos. Sin embargo, ciertos suplementos pueden ayudar, incluidos los que apoyan el sistema inmunológico de su hijo/hija.

Multivitamínico y mineral. Este complemento puede ayudar a asegurar que obtenga todos los nutrientes principales que su cuerpo en crecimiento necesita. Busque un suplemento que incluya el nivel adecuado de vitamina D, ya que esto ayuda a mantener la función inmunológica normal (vii). Los expertos plantean que si su hijo tiene entre 1-4 años, debe tomar 10 mcg de vitamina D diariamente, y los bebés menores de un año necesitan un suplemento diario de vitamina D de 8,5 a 10 mcg (aunque si tienen más de 500 ml de fórmula infantil al día, no necesitan vitamina D adicional). Busque un suplemento que esté formulado para niños, incluidos productos masticables sin azúcar.

Vitamina C. Un multivitamínico y un mineral de buena calidad también le darán a su hijo vitamina C y zinc, los cuales también ayudan a mantener la función inmunológica (viii). También puede asegurarse de que su hijo obtenga mucha vitamina C al incluir alimentos en su dieta, como naranjas, fresas, kiwis, tomates, pimientos y brócoli. Entre las buenas fuentes de zinc se encuentran los productos lácteos, el pan y los cereales.

Bacterias vivas. Si su hijo/hija tiene síntomas digestivos, puede ser útil un suplemento de bacterias vivas como Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium. Mientras tanto, los suplementos de fibra soluble natural, como los que contienen un ingrediente activo llamado fructooligosacáridos (FOS), también pueden ayudar a estimular el sistema digestivo de los niños al ayudar a mantener la salud intestinal normal (nota: estos generalmente son adecuados para niños de cuatro años en adelante).

Referencias Bibliograficas:

i- Available online: https://www.allergyuk.org/assets/000/001/369/Stats_for_Website_original.pdf?1505209830

ii- Available online: https://www.bsaci.org/resources/allergy-in-children

iii- Available online: https://www.nice.org.uk/guidance/cg116/chapter/Introduction

iv- Available online: https://www.nhs.uk/conditions/food-intolerance/

v- Available online: https://www.bsaci.org/resources/food-allergy-and-food-intoleranc

vi- Available online: https://www.bda.uk.com/regionsgroups/groups/foodallergy/resources/infant_feeding_and_allergy_prevention_guidance_for_parents.pdf

vii- Available online: https://www.gov.uk/government/news/phe-publishes-new-advice-on-vitamin-d

viii-Maggini. S., Wenzlaff. S., Hornig. D. Essential role of vitamin C and zinc in child immunity and health. J Int Med Res. (2010 Mar-Apr). 38(2):386-414. Available online: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20515554

Autor: Lamberts Española.


Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.