Lamberts Española S.L. Desde 1989 Único distribuidor en España 91 415 04 97
Articulos de interés en el campo de la nutrición

Sulfato de glucosamina o Sulfato de condroitina

Articulo en que el Dr. Michael T. Murray expone las diferencias entre el Sulfato de Glucosamina y el Sulfato de Condroitina y realiza la comparación entre ambos nutrientes a partir de pruebas e investigaciones realizadas.

Por:

¿QUÉ ES MEJOR?

EL SULFATO DE GLUCOSAMINA EN COMPARACIÓN CON EL SULFATO DE CONDROITINA. 

El Tratamiento de Artritis de Jason Theodasakis, M.D., atrajo la atención de millones de americanos sobre la glucosamina y el sulfato de condroitina. No obstante, me gustaría señalar algunos puntos presentados en este libro.

En primer lugar, el sulfato de glucosamina es la forma preferente de la glucosamina. Desde una perspectiva científica, esta afirmación es irrefutable. El sulfato de glucosamina es la única forma de glucosamina que ha sido objeto de más de 300 investigaciones científicas y de más de 20 estudios doble-ciegos. Solamente el sulfato de glucosamina fue utilizado por millones de personas en el mundo entero y está registrado en más de 70 países como ayuda para la osteoartrítis.

Cuando los autores o fabricantes debaten sobre el clorhidrato de glucosamina o N-acetil-glucosa-mina (NAG), en todos los estudios de los que se dispone de referencias se ha utilizado sulfato de glucosamina y ninguna otra forma. Sólo el sulfato de glucosamina proporciona una efectividad clínica probada. En el primer artículo de esta revista apunté los numerosos problemas con la NAG. Hasta donde yo sé, nunca se ha efectuado un estudio con seres humanos que utilizara la NAG con ningún objeto. Tampoco ha habido nunca ningún estudio minucioso sobre la absorción de la NAG en seres humanos. Lo que los estudios con animales demuestran es que el sulfato de glucosamina es superior a la NAG en términos de absorción y utilización, como mínimo en una proporción de 2:1.8 – 19 Estos investigadores han concluido que la glucosamina es un precursor más eficiente de la hexosamina macromolecular (glucosaminoglucano) que la N-acetil-glucosamina. Es posible que la N-acetil-glucosamina no penetre en las membranas celulares y, como resultado, no es disponible para la incorporación a las glucoproteínas y mucopolisacáridos.10

La absorción de NAG en seres humanos es discutible por varias razones: 1) las bacterias intestinales digieren la NAG rápidamente; 2) la NAG es un aglutinante conocido de las lectinas en el intestino y en consecuencia, este complejo de lectinas y NAG se expulsa con las heces; y 3) las células intestinales descomponen un amplio porcentaje de la NAG.

La NAG se diferencia del sulfato de glucosamina en el hecho de que aquélla lleva asociada una porción de una molécula de ácido acético en lugar de una molécula de azufre. El sulfato de glucosamina y la NAG son moléculas completamente distintas y el organismo las procesa de manera diferente. El organismo utiliza preferentemente el sulfato de glucosamina en lugar de la NAG. Esta preferencia se demuestra por el hecho de que la absorción del sulfato de glucosamina es un proceso activo.19 En otras palabras, los mecanismos del organismo están específicamente preparados para la absorción y utilización de sulfato de glucosamina. No existe ningún mecanismo equivalente para la NAG.

Es muy poco probable que la NAG disponga del mismo tipo de propiedades antiartríticas y antirreactivas como se ha demostrado en el sulfato de glucosamina.20-21 Además de la cuestión de la absorción, varios estudios han probado que el tejido articular no es capaz de utilizar la NAG de la misma manera que con el sulfato de glucosamina.8-9 Ni la NAG ni el clorhidrato de glucosamina aportan azufre, un componente determinante para la efectividad general del sulfato de glucosamina. Estudios detallados llevados a cabo en el Centro de Reumatología de la Organización Mundial de la Salud, bajo la dirección de la Dra. Marliese Annefeld, han demostrado que el azufre es un componente de extrema importancia en los efectos terapéuticos del sulfato de glucosamina.22 Por ello, no es probable que la glucosamina HCI muestre los mismos resultados clínicos excelentes que los conseguidos con el sulfato de glucosamina, por la simple razón de que le falta este elemento determinante. El azufre es un nutriente esencial para los tejidos articulares, y actúa en la estabilización de la matriz del tejido conectivo de los cartílagos, tendones y ligamentos. Incluso las personas sanas tienen niveles muy bajos de sulfato en suero (0,3 a 0,4 mm) y de azufre sinovial, pero en la osteoartritis estas concentraciones resultan incluso inferiores. Ya en los años 30, los investigadores demostraron que las personas que padecen artritis suelen registrar una deficiencia de este nutriente esencial. La restitución de los niveles de azufre ocasiona beneficios significativos en estos pacientes.24 Además de que el azufre desempeña un papel importante en la producción de glucosaminoglucanos (GAGs) como el sulfato de condroitina y el queratánsulfato, la Dra. Annefeld y sus colegas han descubierto que el azufre inhibe las distintas enzimas que llevan a la destrucción de los cartílagos en la osteoartritis (es decir, colagenasas, elastasas e hialuronidasas).22, 25 Como uno de los efectos primarios del sulfato de glucosamina es estimular la producción de GAGs, una falta de la mitad de azufre puede significar una síntesis de GAG inferior cuando se utiliza glucosamina HCI. Una vez más, no existen estudios clínicos con glucosamina HCI como referencia.

El sulfato de glucosamina que ha sido la fuente de todos los estudios clínicos se estabiliza con la ayuda del Cloruro de Sodio. La cantidad de sodio por 1.500 mg de sulfato de glucosamina es de 180 mg, una cantidad apenas preocupante. Los distribuidores de sulfato de glucosamina ‘libre de sodio’ se aprovechan del miedo al sodio de las personas, pero posiblemente no aporte el mismo grado de estabilidad. El ‘principio de oro’ es sulfato de glucosamina estabilizado con cloruro de sodio.

El sulfato de glucosamina comparado con el sulfato de condroitina

El sulfato de condroitina, al igual que el cartílago de tiburón, el pepino de mar y el mejillón de labios verdes, contienen una mezcla de GAGs intactos o parcialmente hidrolizados con un peso molecular entre 14.000 y 30.000. El sulfato de condroitina se compone de unidades repetidas de derivados de sulfato de gucosamina con moléculas de azúcar asociadas. La diferencia entre el sulfato de glucosamina, los extractos de cartílago, y productos de sulfato de condroitina es comparable a la diferencia entre el mineral en bruto (cartílago de tiburón o sulfato de condroitina) y oro puro (glucosamina). Aunque haya oro en el mineral en bruto, si se intenta hacer una joya, es mejor utilizar oro puro. Si se intenta restituir estructuras cartilágenas y articulares, lo mejor es utilizar sulfato de glucosamina en lugar de sulfato de condroitina o cartílago de tiburón.

La razón principal, es la mejor absorción del sulfato de glucosamina en comparación con el sulfato de condroitina. El grado de absorción del sulfato de glucosamina es entre 90 y 98%, mientras que la absorción de sulfato de condroitina intacto se estima entre 0 y13%. 26-29 La diferencia en la absorción se debe en buena parte a la diferencia de tamaño. El sulfato de condroitina es por lo menos de 50 a 300 veces mayor que el sulfato de glucosamina. Si las moléculas de sulfato de condroitina se absorbieran enteras o parcialmente digeridas, es poco probable que produjesen algún beneficio significativo en esta forma. La razón es que las moléculas de sulfato de condroitina son simplemente demasiado grandes para penetrar en las células cartílaginosas.

Una de las razones claves por la que el sulfato de glucosamina resulta tan eficaz, es que su reducido tamaño molecular le permite penetrar en el cartílago articular y liberarse en el condrocito y así estimular la síntesis de GAG. Resultaría casi imposible que las moléculas grandes de sulfato de condroitina puedan producir este efecto. Además, los niveles de sulfato de condroitina resultan elevados en los tejidos sinoviales de las personas que padecen osteoartritis.10 Esta asociación, aporta crédito adicional en el sentido de que el sulfato de condroitina no produce ningún beneficio directo en la osteoartritis. Cualquier beneficio clínico obtenido por el sulfato de condroitina, se debe muy probablemente a la absorción de moléculas de menor tamaño, resultantes de la descomposición por el tracto digestivo.28-29

Dado el hecho de que muchos afectados mayores padecen problemas de digestión y osteoartritis, es probable que en muchos casos el sulfato de condroitina tenga una biodisponibilidad muy pobre. Un grupo de investigadores concluyó que “la literatura sobre la bioquímica del sulfato de condroitina ofrece suficiente información para afirmar que el tracto intestinal de los mamíferos no absorbe ni el sulfato de condroitina intacto, ni el polimerizado. Por ello, cualquier acción directa del sulfato de condroitina, administrado por vía oral, sobre los cartílagos y condrocitos resulta imposible”.31

Una comparación de estudios clínicos

No hay comparación en la calidad y cantidad de estudios con sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina. El sulfato de glucosamina gana por un amplio margen. Actúa más rápidamente y proporciona un beneficio general mucho mayor. Los pocos estudios clínicos que se han llevado a cabo con sulfato de condroitina oral, demuestran que es menos eficaz que el sulfato de glucosamina.32-35 Gran parte del debate en El Tratamiento de la Artritis, referente al sulfato de condroitina implica a estudios en los que se utilizaron formas inyectables. Debido a la baja biodisponibilidad del sulfato de condroitina, no resulta apropiado extrapolar la información a la forma oral.

Lo fundamental es que se han obtenido resultados muchísimo más llamativos con sulfato de glucosamina.16-40

Una mirada crítica a las pruebas

  Sulfato de glucosamina NAG Glucosamina HCL Sulfato de condroitina
Transporte intestinal activo Si No Si No
Perfil de absorción 90-98% Pobre 90-98% 0-13%
Contiene moléculas de azufre Si No No Si
Más de 300 estudios científicos Si No No No
Estudios clínicos minuciosos Muchos Ninguno Ninguno Pocos

El sulfato de glucosamina es la forma preferente de la glucosamina. No es necesario tomar sulfato de glucosamina junto con sulfato de condroitina. A mi parecer, tomar una combinación de sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina proporciona muy poco beneficio, si es que lo proporciona, en comparación con el sulfato de glucosamina solo.

Michael T. Murray

Destacado investigador y autor en el campo de la medicina natural. Es co-autor de A textbook of Natural Medicine (Un Libro de Texto de Medicina Natural), el libro de texto definitivo sobre medicina naturópata para médicos y único autor de varios libros, entre otros Natural Alternatives to Over-the Counter and Prescription Drugs (Alternativas Naturales para los medicamentos que se pueden adquirir sin receta médica y los que la necesitan), The Healing Power of Herbs (El Poder Curativo de las Hierbas), Natural Alternatives to Prozac (Alternativas Naturales para el Prozac) y su más reciente obra The Encyclopedia of Nutritional Supplements (La Enciclopedia de los Suplementos Nutricionales). El Dr. Murray es miembro de varios consejos editoriales y equipos consultivos. También tiene una consulta médica privada; es un consumado educador y profesor. Aparte de sus múltiples libros, ha escrito miles de artículos, publicados en cientos de programas de radio y televisión y ha dado conferencias a más de 100.000 personas en todo el territorio nacional.

Referencias

  1. Steiner M, et at. A double-blind crossover study in moderately hypercholestero-lemic men that compared the effect of aged garlic extract and placebo administration on blood lipids. Am J Clin Nutr 64 : 866-70, 1996.
  2. Kleijnen J, et al : Garlic, onions and cardiovascular risk factors : A review of the evidence from human experiments with emphasis on commercially available preparations. Br J clin Pharmacol 28 :535-44, 1989.
  3. Warshalfsky S. Kramer Rs and Sivak St : Effect or garlic on total serum cholesterol. Ann Intern Med 119 :599-605, 1993.
  4. Jain A.K., et. Al : Can garlic reduce levels of serum lipids ? A controlled clinical study. Am J Med 94 :632-5, 1993.
  5. Rotzch W, et al : Postprandial lipemia under treatment with Allium sativum. Controlled double-blind study in healthy volunteers with reduced HDL-cholesterol levels. Arzneim Forsch 42 :1223-7, 1992.
  6. Mader FH : Treatment of hyperlipidernia with garlic-powder tablets. Arzneim Forsch 40 :1111-6, 1990.
  7. Silagy CA and Neil HA : A meta-analysis of the effect of garlic on blood presure. 12 :463-8, 1994.
  8. Karzel K and Domenjoz R : Effect of hexosamine derivatives and uronic acid derivatives on glycosamino-glycan metabolism of fibroblast cultures. Pharmacology 5.337-45, 1971.
  9. Vidal y Plana RR, et al : Articular cartilage pharmaco-logy : 1. In vitro studies on glucosamine and nonsteroidal anti-inflammatory drugs. Pharma-col Res Comm 10 :557-69, 1978.
  10. Capps JC, et al : Hexosamine metabolism II Effect of insulin and phlorizin on the absorption and metabolism in vivo of D-glucosamine and N-acetyl-glucosamine in the rat. Brochum Biophys Acta 127 :205-12, 1966.
  11. Capps JC, et al : Hexosamine metabolism II The absorption and metabolism in vivo of orally administered D-glucosamine and N-Acetyl -D glucosamine in the rat Brochum Brophys Acta 127 :194-204, 1966.
  12. Shetlar MR, et al : Incorporation of radioactive glucosamine into the serum proteins of intact rats and rabbits Brochum Biophys Acta 83 :93-101, 1964.
  13. Richmond JE : Studies on the metabolism of plasma glycoproteins. Biochemistry 2(4) :676-83, 1963.
  14. Capps JC and Shetlar MR : In vivo incorporation of D-glucosamine-I-C14 into acid mucopolysacharides of rabbit liver. Proc Soc Expd Biol Med 114 :118-20, 1963.
  15. Shetlar MR, et al : Fate of radioactive glucosamine administered parenterally to the rat Proc soc Expd Biol Med 109 :335-7, 1962.
  16. Kohn P et al : Metabolism of D-glucosamine and N-acetyl-D-glucosamine in the intact rat. J. Biol Chem 237(2) : 304-8, 1962.
  17. McGarzahan JF and Maley F. Hexosamine metabolism. J Biol Chem 237(8) : 2458-65, 1962.
  18. Shetlar Mr et al : Incorporation of [1-14C] glucosamine into serum proteins. Brochim Biophys Acta 53 :615-6, 1961.
  19. Tesoriere G et al : Intestinal absorption of glucosamine and N-acetylglucosamine. Experientia 28 :770-1, 1972.
  20. Setnikar I et al : Antiarthritic effects of glucosamine sulfate studied in animal models. Arzneim-Forsch 41 :542-5, 1991.
  21. Setnikar I et al : Antireactive properties of glucosamine sulfate. Arzneim Forsch 41(2) : 157-61, 1991.
  22. Annefeld M : Personal communication. February 28, 1997. Chicago IL.
  23. Sullivan MX and Hess WC Cystine content of fingermails in arthirias. J bone Joint Surg 16 :185-8, 1935.
  24. Senturia BD : Results of treatment of chronic arthritis and rheumatoid conditions with colloidal sulphur J Bone Joint Surg 16 :119-25, 1934.
  25. Vignon E Richard M and Annefled M : An in vitro study of glucosamine sulfate on human osteoarthritic cartilage meta-bolism. Manuscript in preparation.
  26. Setnikar I et al. Pharmacokinetics of glucosa-mine in man. Arzneim Forsch 43(10) : 1109-13, 1993.
  27. Setnikar I et al : Pharmacokinetics of glucosa-mine in the dog and man. Arzneim Forsch 36(4) : 729-35, 1986.
  28. Baici A et al : Analysis of glycosaminoglycans in humans ser after oral administration of chondroitin sulfate. Rheumatol Int 12 :81-8, 1992.
  29. Conte A et al : Biochemical and pharmacokinetic aspects of oral treatment with chondroitin sulfate Arzneim Forsch 45 :918-25, 1995.
  30. Shinmei M et al : Significance of the levels at carboxy terminal type II procollagen peptide chondroitin sulfate isomers tissue inhibitor of metalloproteinases and metalloproteinases in osteoar-thritis joing fluid J. Reumatoid 43 (Suppl.-77-81, 1995.
  31. Baici A et al : Bioavailability of oral chondroitin sulfate. Rheumatol Int. 13 :41-3, 1193.
  32. Pipitone VR : Chondropro-tection with chondroitin sulfate. Drugs Exptl Clin Res 18 :3-7, 1991.
  33. L’Hirondel JL : Double-blind clinical stydy with oral administration of chondroitin sulfate versus placebo in tibiofemoral gonarthrosis. Litera Rheumatologica 14 :77-82, 1992.
  34. Conroizer T and Vignon E : The effect of chondroitin sulfate treatment in coxarthritis. A double-blind placebo study. Litera Rheumatologica 14 :69-75, 1992.
  35. Morreale P et al : Comparison of the antiinflam-matory efficacy of chondroitin sulfate and diclofenac sodium in patients with knee osteoar-thritis. J Rheumatol 23 : 1385-91, 1996
  36. Muller-Fassbender H et al : Glucosamine sulfate compared to ibuprofen in osteoarthritis of the knee. Osteoarthritis Cartilage 2 :61-9, 1994.
  37. Noack W et al : Glucosamine sulfate in osteorathritis of the knee. Osteoarthritis Cartilage 2 :51-9, 1994.
  38. Rovate L.C et al : A large, randomized, placebo-controlled, double-blind study of glucosamine sulfate versus piroxicam and versus ther association on the kinetics of the symptomatic effect in knee osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage 2(Suppl.I) : 56, 1994.
  39. Drovanti A, et al : Therapeutic activity of oral glucosamine sulfate in osteoarthrosis : A placebo-controlled double-blind investi-gation. Clin Ther 3 :260-72, 1980.
  40. Vaz Al : Double-blind clinical evaluation of the relative efficacy of ibuprofen and glucosamine sulfate in the management of osteoarthrosis of the knees in outpatients. Curr Med Res Opin 8 :145-9, 1982

Información sobre cookies

Utilizamos cookies para facilitar la navegación y mejorara la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Mas información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Lamberts Española S.L.
Único distribuidor en España
HOMEPAGE Lamberts

Autenticidad

Lamberts Española es desde 1989 el único distribuidor autorizado de los productos LAMBERTS® en España y Gibraltar. La calidad y seguridad pueden ser imitadas, pero no logradas.