Lamberts Española S.L. Desde 1989 Único distribuidor en España 91 415 04 97
Articulos de interés en el campo de la nutrición

La Vitamina D

¿Tenemos suficientes niveles de Vitamina D? El tema de la Vitamina D está muy de moda, muchos médicos e investigadores creen que su deficiencia constituye hoy en día un factor clave en las enfermedades crónicas más frecuentes. Es más, la mayoría de la población mundial tiene un inadecuado nivel de Vitamina D (1).

Por:

 

Sin embargo, estas preocupaciones no parecen reflejarse en las políticas públicas, luego entonces, ¿Es importante el nivel de vitamina D de las personas? ¿Qué evidencia hay de la implicación de esta vitamina en la reducción del riesgo de las llamadas condiciones médicas?. ¿Debemos preocuparnos por su toxicidad potencial?

¿Por qué es importante la Vitamina D?

La mayoría de nosotros somos conscientes de la importancia de la Vitamina D en la salud ósea, y sobre todo, de su capacidad para proteger los huesos de la enfermedad del raquitismo infantil. Pero ¿sabía usted que la Vitamina D, (la cual estrictamente hablando es una hormona esteroide) está involucrada en la expresión de más de 1000 genes (2)?.Esto significa que actúa en las células de cada órgano del cuerpo y tiene efectos extremos a largo plazo en la salud humana. Éstas son algunas de sus funciones claves:

  • Regula la homeostasis del calcio para la salud ósea, la transmisión nerviosa y para prevenir la deposición del calcio en los tejidos blandos (la calcificación vascular es un factor de riesgo conocido en la enfermedad cardiovascular (3)).Los mecanismos de acción de la Vitamina D en esto están relacionados con la regulación de la hormona para-tiroidea y la desmineralización ósea; y controla el grado en el cual el calcio se absorbe en el intestino y es excretado en la orina.
  • Control de la proliferación y diferenciación celular, lo que puede reducir el riesgo de cáncer (4)
  • Mejora el sistema inmune haciéndolo más “tolerante”, lo que podría reducir el riesgo de enfermedades auto-inmunes (5)
  • Ayuda a controlar los microbios, ya que produce sustancias antibióticas, tales como la catelicidina (5,6)
  • Es necesaria para la secreción de la insulina, lo que puede ser útil en personas con riesgo de tolerancia a la glucosa y diabetes (7)
  • Regula la acción de la renina, importante en el control de la presión sanguínea (7,8)

 

Vitamina D - HOmeostasis del calcio-Lamberts

Fig 1: Vitamina D-Homeostasis del calcio

¿Tenemos un nivel óptimo de Vitamina D?

¡Según muchos expertos la respuesta es probablemente NO!

El estado de la Vitamina D se evalúa midiendo los niveles séricos de la 25-hidroxivitamina D (25(OH) D3. Los valores de referencia normales varían, pero en el Reino Unido es aproximadamente de 40-140nmol/L. En los EE.UU., el Instituto de Medicina ha fijado el límite en 50nmol/L (9) (ver nota al final del articulo). Sin embargo muchas personas que se sienten saludables y que revisaron sus niveles séricos, se sorprendieron al encontrar que estos estaban están en el límite de estos valores.

Además, muchos médicos y científicos creen que 40nmol/L es demasiado bajo para la buena salud y que el nivel mínimo a alcanzar sería de 75nmol/L (10,11) . Uno de los argumentos es que los valores de referencia séricos de 25 (OH) D se observan en personas que se consideran “normales” por no tener raquitismo y que para la prevención de enfermedades de mayor latencia, como el cáncer, se requieren niveles séricos más altos (12,13) . Algunos expertos incluso creen que deberíamos llegar a niveles tan altos como 100- 150 nmol/L si queremos reducir el riesgo de enfermedades crónicas (1, 13,14).

Dado que se estima que el nivel promedio de la Vitamina D en suero está en 54nmol/L (15), no es sorprendente que tantos expertos estén preocupados por una insuficiencia mundial (1, 16,17) . Incluso se ha propuesto que si el promedio mundial se incrementara a 105 nmol/L, todas las causas de mortalidad se reducirían en un 21%, la esperanza de vida aumentaría en 2 años y los costes de asistencia sanitaria se reducirían en un 20% (17).

Las fuentes de Vitamina D

Si Heaney y otros están en lo cierto y realmente estamos bajos en Vitamina D, ¿por qué estaría ocurriendo esto?. Una razón podría ser que es difícil conseguir lo que necesitamos en los alimentos. La única fuente alimentaria importante es el pescado graso. La mayor parte de nuestra Vitamina D proviene del sol. El siguiente gráfico muestra como es sintetizada. Pero hay un problema: muchas personas nunca obtienen la vitamina D que necesitan sólo de la luz solar, pues esto se ve obstaculizado por la temporada, la latitud, la hora del día, la nubosidad (la completa nubosidad reduce la síntesis de Vitamina D en un 50%, humo/contaminación (la mayoría de nosotros vivimos en ciudades), el contenido de melanina de la piel (la piel más oscura, obtendrá menos Vitamina D del sol) y los protectores solares (SPF de 8 o más).

Incluso, en verano, cuando la Vitamina D está más disponible, se estima que el 45%, por ejemplo de la población inglesa, tienen niveles de Vitamina D de menos de 40nmol/L (deficiente) y que el 75% no llegan al “nivel óptimo de 75nmol/L”. Esta situación está causando tanta preocupación en algunos expertos que están intentando que la deficiencia de Vitamina D sea clasificada como uno de los principales riesgo de “estilo de vida”, como el tabaquismo, el alcoholismo, la obesidad y el sedentarismo (10,11).

Esquema de la síntesis de Activos D

Fig 2: Síntesis de Activos D 

 

Insuficiencia de Vitamina D y Enfermedad Crónica

De hecho, la insuficiencia de Vitamina D ha sido implicada en diversas enfermedades crónicas, tales como:

  • Osteoporosis: Existe una relación bien establecida entre la deficiencia de Vitamina D y la osteoporosis, debido a su efecto sobre el metabolismo del calcio. Estudios de gran envergadura realizados en 1990, indicaron una reducción en las fracturas de cadera con suplementacion de Vitamina D a 800 UI, pero no a 400 UI (7) . En un reciente meta-análisis de ensayos controlados aleatorios (Randomized controlled trials (RCTs)), se redujeron en un 26% las fracturas de caderas, en los que tomaron de 700 a 800 UI de Vitamina D, frente a los que tomaron sólo calcio o sólo placebo (18)
  • Debilidad Muscular y Caídas: Las células del musculo esquelético contienen receptores de Vitamina D y se ha reportado una incidencia significativa de menor concentración sérica de Vitamina D, en personas con debilidad muscular, dolores y molestias (7) . Un RCTs del 2007 encontró que las enfermeras de residencias, que tomaron 800 UI de Vitamina D más de 5 meses, redujeron un 72% el riesgo de caídas en comparación con placebo (19).
  • Cáncer: Ya en la década de 1980, se observó que las tasas de cáncer de colon eran mayores en las zonas de los EE.UU. con los niveles más bajos de radiación solar anual (7,17) . Desde entonces, diferentes y variadas líneas celulares de cáncer han demostrado responder a la Vitamina D en ensayos de laboratorio y los meta-análisis de dosis-respuesta a la Vitamina D han demostrado una fuerte asociación entre los niveles de 25(OH) D y la reducción del riesgo de cáncer de mama y de su recurrencia (13) . Los expertos predicen reducciones significativas del riesgo de varios tipos de cánceres a la ingesta diaria y a niveles séricos más altos que el promedio actual (4,20)Entre los posibles mecanismos se incluyen la reducción de la proliferación celular, el incremento de la diferenciación celular, el aumento de la apoptosis de las células mutantes y la inhibición de la angiogénesis. Así, la Vitamina D puede intervenir en todas las etapas del cáncer, desde la iniciación, hasta la progresión y la metástasis (4,7).
  • Trastornos Cognitivos: La Vitamina D y los receptores de Vitamina D son enzimas metabólicas ampliamente distribuidas en el cerebro fetal y el cerebro del adulto, lo que sugiere que la Vitamina D es importante para el desarrollo y la función del cerebro (7) . Los estudios observados identifican una relación entre bajos niveles de Vitamina D y demencia, particularmente en la Enfermedad de Alzheimer (EA) (21) . Un estudio reciente concluyó que la Vitamina D puede tener un papel en la EA, cuando se encontró que una dieta enriquecida en D3, estaba correlacionada con una reducción en el número de placas de amiloide, inflamación del cerebro y un aumento en el factor de crecimiento nervioso en el cerebro de los ratones transgénicos (22) . Un estudio en humanos encontró que la Vitamina D añadida al efecto de la curcumina consiguió la estimulación de macrófagos para limpiar placas de amiloides en pacientes con EA (23).
  • Trastorno Afectivo Estacional (SAD): La Terapia de luz de amplio espectro, incluye longitudes de onda de luz que permiten a la piel producir Vitamina D, y esto ha llevado a la hipótesis de que parte de los efectos beneficiosos de la terapia de luz, puede ser debido a la Vitamina D. En una revisión de 2008 de seis estudios del trastorno del estado de ánimo, que midieron la concentración sérica de suero de Vitamina D, cuatro de ellos mostraron una correlación significativa entre el bajo nivel de la 25(OH)D y una mayor incidencia de trastornos del estado de ánimo, incluyendo SAD (24) . Algunos estudios de intervención a pequeña escala también apoyan la hipótesis de que la Vitamina D puede ayudar a mejorar el estado de ánimo (25,26), aunque la evidencia general es todavía un poco contradictoria.
  • Problemas del Sistema Inmunológico: Epidemiológicamente, la deficiencia de Vitamina D está relacionada con problemas inmunes crónicos. Células del sistema inmunológico innatas y adaptivas han mostrado ser blanco directo de metabolitos de la Vitamina D y de agilizar las enzimas para convertir localmente la 25(OH) en su forma activa (27,28).
  • Trastornos I n munológicos Infecciosos: Se ha encontrado que la Vitamina D estimula la eliminación de patógenos a través de una variedad de mecanismos, incluyendo hasta la regulación de la síntesis de proteínas antimicrobianas como las defensinas y catelicina en membranas mucosas (5,29) . Esto mejora la resistencia contra las infecciones bacterianas, incluyendo la enfermedad periodontal, la tuberculosis, la neumonía y la septicemia. Además, el mantenimiento de suero de 25(OH) D3 en 95nmol/L ha demostrado que reduce el riesgo de infecciones virales respiratorias agudas (30).
  • Enfermedades Auto-Inmunes Hay evidencias preliminares de que la Vitamina D puede tener el potencial para ayudar en la artritis reumatoide, psoriasis, diabetes tipo 1, la Enfermedad de Chron, Esclerosis Múltiple y el hipotiroidismo autoinmune (5, 7, 8,31)Se piensa que un mecanismo clave de la Vitamina D es mejorar la tolerancia inmune, regulando la síntesis de células T reguladoras y reduciendo la presentación de antígenos por las células dendríticas y las células T ayudantes. Ambos mecanismos conducen a una reducción en la proliferación de citoquinas pro-inflamatorias (5,32).
  • Enfermedad Cardiovascular:  Los estudios observados indican que los individuos con menor 25(OH) D en suero tienen un riesgo mayor de incidencias de enfermedades cardiovasculares (CVD), incluyendo ataques al corazón, accidentes cerebro vasculares e insuficiencia cardiaca (8)Los mecanismos propuestos en CVD incluyen la reducción de la tendencia del calcio a acumularse en los tejidos blandos, la reducción del colesterol LDL y el aumento del colesterol HDL, la reducción de la proliferación del músculo liso vascular, la mejora de tolerancia inmune, lo queconduce a un mejor control de la inflamación y control de la renina, los cuales afectan a la presión sanguínea (7,8)Pacientes hipertensos tuvieron una reducción de presión arterial tomando Vitamina D vía oral y también personas expuestas al control regulado de UVB (8).

 

Política Pública sobre la Vitamina D

Al establecer la política pública sobre la Vitamina D, los gobiernos del Reino Unido y de Estados Unidos se han centrado principalmente en la salud ósea. Ellos no parecen haber tomado en cuenta muchas otras funciones de la Vitamina D debido a la falta de RCTs (RCTs es el tipo de estudio que generalmente se considera una verdadera “prueba”).

En el Reino Unido, no hay RNI para la Vitamina D, a excepción de los ancianos (400UI o 10 .ig), los bebes (8.5 .ig) y niños pequeños (7 .ig) (33) . Los test de la Vitamina D generalmente no se efectúan a menos que existan circunstancias excepcionales, tales como; tener una enfermedad de los huesos, estar embarazada o amamantando, o estar confinado en casa por largos periodos. Además el NHS aconseja precaución con respecto a la exposición al sol (debido al riesgo de cáncer de piel) y a los suplementos de Vitamina D (debido a la toxicidad potencial) (34) . Este tipo de orientación ha sido fuertemente criticada por los médicos y científicos de EE.UU y el Reino Unido (11, 17,35).

Esta preocupación podría conducir a médicos y pacientes a asumir que, a menos que pertenezcan a una de las categorías especiales enumeradas anteriormente, no hay necesidad de preocuparse sobre el estado de la Vitamina D. ¿Cuántos de sus clientes o amigos, por ejemplo, son conscientes de la importancia crucial de obtener una cantidad adecuada de vitamina D regularmente?

Toxicidad

La preocupación en torno a la toxicidad se debe a la posibilidad de hipercalcemia de los excesivos niveles de Vitamina D. Sin embargo, estudios recientes han indicado que para alcanzar el umbral de “tóxico” hay que tomar cantidades extraordinariamente altas.

Por ejemplo una revisión de 15 ensayos en humanos de intervención, mostró que hasta 10.000 UI al día es segura (36) y un estudio de 5 años en el 2011 indicó que incluso una dosis de 40.000UI al día es poco probable que sea tóxica (37) . Grupos de expertos sobre Vitaminas y Minerales en el Reino Unido, reconoce que la suplementación con 4000UI/día es poco probable que tenga efecto sobre los niveles de calcio en

sangre (33,38).

En los EE.UU, mensajes de salud pública recalcan que los niveles en suero de más de 125nmol/L pueden causar “efectos adversos” (9) . Sin embargo, los críticos afirman que esta posición cautelosa se basa en los resultados de un estudio que usó una única mega-dosis de 500.000UI, durante un año, lo que llevó a un fuerte aumento, pero transitorio, en los niveles séricos, seguido, dos meses más tarde, por 10 meses de niveles de pre-dosis (39,40) . Esto es porque la vida media de la Vitamina D es de solo 60 días. Por implicación, incluso si fuésemos capaces de obtener suficiente Vitamina D por la exposición al sol en los meses de verano, es probable que estemos deficientes en el invierno (a menos que se obtenga de otras fuentes).

Suplementación con Vitamina D

Por lo tanto, ¿debemos suplementarnos? y si es así, ¿cuánto? Los suplementos de Vitamina D vienen en dos formas: D2 (ergo calciferol) y D3 (cole calciferol). La D3 es la forma natural y por lo tanto, se le considera más biodisponible que la D2. La mayoría de los suplementos multi vitamínicos contienen niveles bastante bajos (normalmente de 200 a 400UI) para tomar diariamente sin problema, pero si nos ajustamos a las dosis terapéuticas, lo más sensato sería hacernos un test de los niveles séricos primero. Si los niveles séricos son inferiores al óptimo (75nmols/L como base; 100-150nmols/L de acuerdo con algunos expertos), habría que conseguirla a través de los alimentos y de la exposición al sol. Esto significa exposición de la piel a diario en la mitad del día, sin protector solar. Comience con 2 a 3 minutos solamente y aumente gradualmente hasta un máximo de 30 minutos, teniendo cuidado que no se queme.

Siete grandes organizaciones benéficas de la Salud en el Reino Unido, incluida la Investigación del Cáncer del Reino Unido, han desarrollado una nueva declaración de posición conjunta sobre la Vitamina D y la exposición al sol: “Disfrutar del Sol con seguridad, velando que no se queme, puede ayudar a proporcionar beneficios de la Vitamina D, sin elevar indebidamente el riesgo de cáncer de piel”.

Si es necesario, considere la suplementacion con Vitamina D de acuerdo con los niveles de suero, el tipo de piel, la dieta y el estilo de vida. La velocidad a la que se elevan los niveles en suero, tiende a variar entre los individuos. Una repetición del test a los 3 a 6 meses sería conveniente.

Resumen

La Vitamina D ha sido conocida como un nutriente importante para la salud del esqueleto. Pero ahora está surgiendo evidencia que vincula la deficiencia de Vitamina D con el desarrollo de muchas otras enfermedades crónicas a largo plazo. Todavía hay un desacuerdo significativo sobre el grado de deficiencia de Vitamina D y la medida en que el aumento de sus niveles puede reducir la carga de enfermedades crónicas. Esperamos que esta información sobre la Vitamina D haya ayudado a explicar algunas de las cuestiones claves en torno a la Vitamina D en la salud humana.


Bibliografia

1. Heaney R (2011). Vit D: What it does and how much we need. Presentation at Vitamin D and Breast Cancer Symposium 23 March 2011. Available from: http://www.grassrootshealth.net/media/dow nload/heaney_vit_d_deficiency1110.pdf

2. Hart G (2010). Vitamin D and ageing related d isorders. The Nutrition Practitioner. Summer 2010.

3. Bolland MJ, Avenell A et al (2010). Effect of calcium supplements on risk of myocardial infarction and cardiovascular events: meta-analysis. BMJ Online. Available from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2912459/ . [Accessed 15 June 2010]

4. Holick MF (2008b). Vitamin D and sunlight: strategies for cancer prevention and other health benefits. Clin J Am Soc Nephrol. 3(5):1548- 54.

5. Hewison M (2010). Vitamin D and the immune system: new perspectives on an old theme. Endocrinol Metab Clin North Am. 39(2):365-79.

6. White JH (2008). Vitamin D signalling, infectious diseases, and regulation of innateimmunity. Infection and Immunity. 76(9):3837- 3843. 7. Zhang R, Naughton D (2010). Vitamin D in health and d isease: current perspectives. Nutr J. 9(65): doi:10.1186/ 1475-2891-9-65.

8. Holick MF (2008). The vitamin D deficiency pandemic and consequences for nonskeletal health: mechanisms of action. Mol Aspects Med. 29(6):361-8.

9. Office of Dietary Supplements (ODS) (2011). Dietary Supplement Fact Sheet: Vitamin D. National Institutes of Health. Available from  https://ods.od.nih.gov/factsheets/list-all/VitaminD/ [Accessed 1 June 2011]

10. Gillie O (2006). A new government policy is needed for sunlight and vitamin D. British J Dermatology. 154:1052-1061.

11. Gillie O (2011). Sunlight Robbery: the failure of UK policy on vitamin D: In search of evidence-based public health policy. Presented at the Vitamin D Experts’ Forum, London, April 2011.

12. Heaney R (2003). Long-latency deficiency disease: insights from calcium and vitamin D. Am J Clin Nutr. 78:912-9.

13. Baggerly C and Garland C (2011). Vitamin D and breast cancer prevention. Presentation at The Vitamin D Experts’ Forum, London. April 2011

14. Zitterman A (2003). Vitamin D in preventive medicine: are we ignoring the evidence? Br J Nutr. 89:552-72.

15. Hagenau T, Vest R, Gissel TN et al (2009). Global vitamin D levels in relation to age, gender, skin pigmentation and latitude: and ecologic meta-regression analysis. Osteoporos Int. 20(1):133-40.

16. Holick MF (2007). Vitamin D deficiency. New Engl J Med. 357:266-81.

17. Grant B (2011). The impact of improving vitamin D levels – health and financial outcomes. Sunlight, Nutrition and Health Research Centre. Presented at the Vitamin D Experts’ Forum, London, 7 April, 2011.

18. Bischoff-Ferrari HA, Willet WC et al (2005). Fracture prevention with vitamin D supplementation: a meta-analysis or randomized controlled trials. JAMA. 293(18):2257-64.

19. Broe KE, Chen TC et al (2007). A higher dose of vitamin D reduces the risk of falls in nursing home residents: a randomized, multiple-dose study. J Am Geroatr Soc. 55(2):234-9.

20. Garland CF, Gorham ED, Mohr SB et al (2007). Vitamin D and prevention of breast cancer: pooled analysis. J Steroid Biochem Mo! Bio!. 103(3-5):708- 11.

21. Pogge E (2010). Vitamin D and Alzheimer’s Disease: is there a link? Consu!t Pharm. 25(7):440-50.

22. Yi J, Gattoni-Celli M et al (2011). Vitamin D3 enriched diet correlates with a decrease of amyloid plaques in the brain of AßPP transgenic mice. J Alzheimers DEs. [Epub ahead of print] 23. MAsoumi A, Goldenson B et al (2009). 1alpha,

25-dihydroxyvitamin D3 interacts with curcuminoids to stimulate amyloid-beta clearance by macrophages of AD patients. J A!zheimers Dis. 17(3):703-17. 24. Murphy PK and Wagner CL (2008). Vitamin D and mood disorders among women: an integrative review. J Midwifery Womens’ Health. 53(5):440-6. 25. Gloth FM 3rd, Alam W, Hollis B (1999). Vitamin D vs broad spectrum phototherapy in the treatment of SAD. J Nutr Hea!th Ageing. 3(1):5-7.

26. Lansdowne AT and Provost SC (1998). Vitamin D enhances mood in healthy subjects during winter. Psychopharmacology (Berl). 135:319-323 ),

27. Peelen E, Knippenberg S et al (2011). Effects of vitamin D on the peripheral adaptive immune system: a review. Autoimmune Rev. [Epub ahead of p ri nt]

28. Baeke F, Takiishi T et al (2010). Vitamin D: modulator of the immune system. Curr Opin Pharaco!. 10(4):482-96.

29. White JH (2008). Vitamin D signalling, infectious diseases, and regulation of innate immunity. Infection and Immunity. 76(9):3837- 3843.

30. Sabetta JR, DePetrillo P et al (2010). Serum 25(OH)D and the incidence of acute viral respiratory tract infections in the healthy adults. PLoS One. 5(6):e 11088.

31. Kivity S, Agmon-Levin N et al (2011). Vitamin D and autoimmune thyroid diseases. Ce!! Mo! Imm uno!. 8:243-7.

32. Ash M (2010). Dysregu!ation of the immune system: a gastro-centric perspective. In Nicolle L and Woodriff Beirne A (2010). Biochemica! Imba!ances in Disease. London: Singing Dragon.

33. EGVM: Expert Group on Vitamins and Minerals (2003). Safe Upper Limits for Vitamins and Minera!s. London: Food Standards Agency.

34. NHS Choices (2010). Do I need vitamin Supplements? NHS. Available from: http://www.nhs.uk/chq/pages/1122.aspx?category%20id=51&subcategoryid=168 [Accessed 1 June 2011]

35. Heaney RP, Holick MF (2011). Why the IOM recommendations for vitamin D are deficient. J Bone Miner Res. 26(3):455-7.

36. Hathcock JN, Shao A et al (2007). Risk assessment for vitamin D. Am J C!in Nutr. 85(1):6-18.

37. Garland C, French C, Baggerly L, Heaney R (2011). Vitamin D supplement doses and serum 25(OH)D in the range associated with cancer prevention. Cancer Research. 31:617-22.

38. Vieth R, Chan PC, MacFarlane GD (2001). Efficacy and safety of vitamin D intake exceeding the lowest observed adverse effect level. Am J Clin Nutr. 73(2):288-94.

39. Sanders KM, Stuart AL, Williamson EJ, et al (2010). Annual high-dose oral vitamin D and falls and fractures in older women: a randomized controlled trial. JAMA. 303(18):1815-22.

40. Vieth R (2011). Treatment and Toxicity: Benefits and Dan gers of Supplementing with Vitamin D. Presentation at Vitamin D Experts’ Forum, London, 7 April 2011.

 

 

 

 

 

Información sobre cookies

Utilizamos cookies para facilitar la navegación y mejorara la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que consiente su uso. Mas información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Lamberts Española S.L.
Único distribuidor en España
HOMEPAGE Lamberts

Autenticidad

Lamberts Española es desde 1989 el único distribuidor autorizado de los productos LAMBERTS® en España y Gibraltar. La calidad y seguridad pueden ser imitadas, pero no logradas.